17 de junio de 2016, 12:09Washington, 17 jun (PL) Un equipo de expertos de Finlandia afirma que suministrarles antibióticos a los lactantes reduce los beneficios de la lactancia materna y altera la microbiota intestinal de los bebés, según un estudio publicado hoy.

Los resultados respaldan la recomendación de sostener la lactancia materna durante por lo menos el primer año de vida y evitar el uso innecesario de antibióticos, dijo la autora principal del trabajo, Katri Korpela, en un artículo divulgado en JAMA Pediatrics.

Esa hipótesis quedó demostrada en una investigación realizada a los datos de 226 niños de entre dos y seis años que habían participado en un ensayo clínico con prebióticos.

Sólo la mitad no había recibido un antibiótico antes del destete, señala el grupo de trabajo de Korpela, de la Universidad de Helsinki.

Por cada mes de lactancia materna, la cantidad de tratamientos antibióticos disminuía los beneficios un seis por ciento en el primer año de vida.

Al decir de los autores, el aumento del peso asociado con la exposición temprana a los antibióticos contrarresta la protección de la lactancia materna prolongada.

El resultado más importante es que el uso temprano de esos medicamentos modifica desfavorablemente la microflora intestinal, señaló el doctor Pietro Vajro, de la Universidad de Salerno, Baronissi-Salerno, Italia, y coautor de un editorial sobre el estudio.

Lo más complejo es que lo hace con consecuencias para el resto de la vida, aún en aquellos bebés que recibieron lactancia materna adecuada, saludable y prolongada, lamentó Vajro.

Según la Organización Mundial de la Salud, la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables.

A propósito de ello recomendamos su uso exclusivo durante seis meses. A partir de entonces, se deben introducir alimentos apropiados para la edad y seguros, añade la agencia.

mgt/rml