Lider

El grupo de apoyo a la lactancia materna ProlactarRD aseguró que las elevadas cifras de mortalidad neonatal en el país están íntimamente vinculadas al bajo índice de lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, que es de sólo el 4.7 por ciento.

La organización consideró que si a las autoridades realmente les preocupa el elevado índice de muerte neonatal, que según el informe publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) es de 25 por cada mil nacidos vivos, deben darle a la lactancia materna el lugar que le corresponde como solución ante ese y otros problemas.

El mismo informe que se basa en la encuesta Enhogar 2014  indica que en el país mueren cada día 13 bebés antes de tener 28 días de nacidos y que el 80 por ciento de esas muertes son por causas evitables.

“Es sabido que los niños amamantados tienen por lo menos seis veces más posibilidades de supervivencia en los primeros meses que los niños no amamantados; que la lactancia materna reduce drásticamente las muertes por las infecciones respiratorias agudas y la diarrea, dos importantes causas de mortalidad infantil, así como las muertes por otras enfermedades infecciosas (OMS-TheLancet, 2000)”, expresó la líder de ProlactarRD, licenciada Aurelina Estévez Abreu.

Sostuvo que la lactancia materna tiene consecuencias profundas sobre la supervivencia, la salud, la nutrición y el desarrollo infantiles debido a que la leche humana proporciona todos los nutrientes, vitaminas y minerales que un bebé necesita para el crecimiento durante los primeros seis meses de vida, por lo cual  no necesita ingerir ningún otro líquido o alimento.

La fundadora ese grupo de apoyo agregó que la lactancia reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas como asma y leucemia infantil, y en la vida adulta otras como obesidad, colesterol alto, hipertensión arterial y diabetes.

“Urge que nos hagamos la siguientes preguntas: ¿por qué no existe una mayor difusión y cumplimiento de la Ley 8-95 que declara como prioridad nacional la promoción y fomento de la lactancia materna. ¿Por qué no contamos con políticas de apoyo a la lactancia materna? ¿Por qué no se respetan las directrices de la OMS y UNICEF sobre permitir que la mujer amamante a su hijo en la primera hora de vida posterior al parto? ¿Por qué no contamos con personal de salud realmente capacitado en nuestros centros de salud públicos y privados?”, planteó.

Otras interrogantes que formuló fueron: ¿Por qué aún no tenemos salas de lactancia en todas las entidades públicas y privadas que permitan a las mujeres continuar con la lactancia una vez termine la licencia por maternidad, como lo ordena el artículo 240 del Código de Trabajo? ¿Por qué sólo tenemos un banco de leche en el país, si sabemos que mediante la donación de leche materna se salvan vidas de bebés prematuros?

Destacó que en la sociedad hay muchos mitos relativos a la lactancia que se deben erradicar ya que prácticamente todas las madres pueden amamantar si se les da el apoyo, los consejos y el aliento adecuados, así como ayuda práctica para resolver cualquier problema.

“El contacto en una etapa temprana de la piel de la madre con la piel del bebé; la lactancia materna con frecuencia y sin restricciones para asegurar la producción continua de leche y la ayuda para posicionar y colocar el bebé, aumentan las posibilidades de que la lactancia materna tenga éxito”, puntualizó.

Muchos estudios han demostrado que los bebés alimentados con leche materna obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia y comportamiento en la edad adulta que los bebés alimentados con fórmula.

La lactancia materna en lactantes menores de dos años de edad tiene más repercusiones potenciales sobre la supervivencia de los niños que cualquier otra intervención preventiva, es decir que la lactancia materna es un elemento clave para reducir la mortalidad infantil.