[email protected]

Con el fin de fomentar la cultura de la lactancia mediante la instalación de sitios especiales en todos los entes públicos de la Ciudad de México, los diputados de la Comisión de Salud y Asistencia Social de la Asamblea Legislativa aprobaron modificaciones a la ley.

La reforma a la Ley de Salud de la Ciudad de México tiene como objetivo que todas las dependencias gubernamentales de la capital, así como sus 16 delegaciones, habiliten espacios con recursos propios para instalar lactarios, informó la diputada perredista Nora Arias, presidenta de dicha comisión.

A través de un comunicado manifestó que la instalación de lactarios elevará la práctica de amamantar, que es una actividad constructora de lazos afectivos muy importantes entre la madre y su bebé. Además, con ello se asegurarán los derechos de maternidad y alimentación en el niño.

Comentó que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda la lactancia materna exclusivamente durante los primeros seis meses de vida, para después combinarla con otros alimentos, durante los siguientes dos años.

La asambleísta además argumentó que el amamantar a un bebé durante sus primeros seis meses de vida fortalece del desarrollo del sistema inmunológico y la prevención de enfermedades como diabetes, cáncer, obesidad, infecciones respiratorias y gastrointestinales.

Nora Arias subrayó que México ocupa el último lugar en lactancia en América Latina. Además, a nivel mundial 40% de lactantes menores a seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva.

Sin embargo, dijo que las unidades de salud de la Ciudad de México reportan que únicamente cuatro de cada 10 mujeres alimentan con leche materna a su bebé, lo cual resulta altamente preocupante.

Asimismo, la legisladora perredista sostuvo que de acuerdo al Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, en 2012 se observó una disminución de la práctica lactaria, al pasar del 22.3% a 12.5% en la zona urbana a nivel nacional.

Añadió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que cada año nacen en el mundo 20 millones de lactantes, 95% en países en desarrollo y expuestos a un mayor riesgo de morbilidad neonatal debido a que nacen con un peso inferior a 2.5 kilogramos.