Bajo la consigna “¿Cómo ayudar a dejar de fumar durante el embarazo y la lactancia?” se realizó, días atrás, una capacitación en “cesación tabáquica” para equipos de obstetricia, organizada conjuntamente por el Ministerio de Salud de la Nación, y las carteras sanitarias de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El objetivo del encuentro fue fortalecer a los equipos de salud para detectar los casos de mujeres que fuman y motivar la cesación, promoviendo los cuidados durante el embarazo y después del nacimiento. En Argentina se estima que entre el 15 y el 20 por ciento de las mujeres embarazadas son fumadoras.
“El riesgo del consumo de tabaco directo o la exposición a ambientes donde se fuma por parte de la mujer embarazada aumenta los riesgos para la madre y para el niño/niña. Poder motivar a las mujeres en esta etapa para dejar de fumar es una acción de gran impacto sanitario” comentó durante la apertura el coordinador del Programa Nacional de Control del Tabaco de la cartera sanitaria nacional, Alejandro Videla.

Consecuencias alarmantes

El consumo de tabaco activo o pasivo aumenta los riesgos de sufrir abortos espontáneos, complicaciones en el desarrollo del embarazo, como también puede generar partos prematuros. A su vez en los bebés puede provocar bajo peso al nacer, muerte súbita, patologías respiratorias, efectos cognitivos y mayor disponibilidad al desarrollo de otras enfermedades como diabetes tipo 2.
En base a esto Sergio López Costa, coordinador del Programa de Control del Tabaquismo de CABA, recordó que “abordar la cesación en las embarazadas es un enfoque estratégico, un 30 por ciento de ellas están predispuestas a abandonar el tabaco y tenemos, tenemos que aprovechar estas oportunidades”.
Silvia Rey, coordinadora del Programa de Control de Tabaco de la Provincia de Buenos Aires, destacó que “este espacio es el punto de partida para trabajar articuladamente en muchas temáticas que nos convoca para mejorar la salud de la comunidad”.

Concientización y capacitación

En el encuentro, donde se trabajó a través de talleres, se mostraron estrategias efectivas para mejorar los indicadores, tales como el estilo de la atención y la entrevista motivacional, la consejería práctica y el uso del Manual de Autoayuda del Ministerio de Salud de la Nación.
Finalmente, se abordaron metodologías para mejorar la atención de la embarazada que fuma y para ayudar a las mujeres a no fumar durante el embarazo y la lactancia.
La cartera sanitaria nacional presentó, en el marco de la actividad, la guía de lectura rápida para el equipo de salud sobre abordaje del tabaquismo en la mujer embarazada y la lactancia que puede ser consultado en el banco de recursos de la web argentina.gob.ar/salud.

Reproducción asistida: unifican requisitos con obras sociales

Una reunión con representantes de la Superintendencia de Servicios de Salud, obras sociales, entidades de medicina prepaga y del Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA) para debatir la necesidad de crear un Registro Único de Tratamientos de Reproducción Médicamente Asistida con el fin de lograr el entrecruzamiento de información proveniente de la cobertura de los tres subsectores de salud: sector público, obras sociales federales y provinciales, y prepagas.
En el marco de la ley 26.862 de “Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida”, durante el encuentro se planteó la importancia de ordenar el sistema de salud en esta materia mediante la unificación de criterios y requisitos al momento de la autorización de tratamientos de reproducción asistida.
Según explicó la coordinadora del Área de Legal y Despacho del programa, Carolina Moyano Vargas, “la idea es que el Ministerio de Salud de la Nación sea un actor equilibrante entre la dispersión de intereses que existe en los tres subsectores de salud, por un lado, y el máximo interés por el cual vela el Ministerio, que es la salud de toda la población, por el otro”.
En representación del coordinador Neuspiller, Moyano Vargas indicó que “lamentablemente, la diversidad de interpretaciones sobre la aplicación de la Ley 26.862 atenta contra la igualdad porque un afiliado de una obra social recibe una cobertura y otro con otra cobertura recibe otra, y esto pasa porque una obra social o prepaga entendió la ley de una manera y otra de otra”. En ese sentido, afirmó que “hay desigualdades que necesitamos empezar a mitigar para asegurar tanto la calidad como la seguridad de las prestaciones en torno a la reproducción asistida”.