En este contexto, la Comisión Nacional para la Lactancia presentó hoy un reporte demandando ‘mensajes positivos para aumentar la aceptación de la lactancia en público’.

‘En una sociedad progresista y tolerante, no debería ser un problema si mujeres dan el pecho a sus bebés en público’, subraya el gobierno.

El reporte se refiere a un debate público y mediático sobre el tema.

El los últimos años, los medios de prensa alemanes reportaron sobre varios casos en los cuales madres fueron expulsadas de restaurantes o medios de transporte por dar el pecho a sus bebés.

La comisión, que pertenece al Instituto Federal para la Evaluación de Riesgos de Salud, anunció la publicación del reporte en el transcurso del verano.

El ministro para Alimentación y Agricultura, Christian Schmidt, padre de dos niños, calificó de ‘muy importante los primeros meses de un bebé, sobre todo si se trata de su alimentación’.

Por ello, el socialcristiano inauguró a mediados de mayo un Instituto para Nutrición Infantil con sede en la ciudad de Karlsruhe.

La Comisión Nacional para la Lactancia analiza desde 1994 iniciativas para aumentar la aceptación de esa forma de alimentación.

lam/hcn