Aunque la lactancia era considerada como una actividad para prevenir en cierta medida el cáncer de mama, científicos de varios países llevaron a cabo una investigación en la que participaron pacientes de México y Estados Unidos que tenían como antecedente el haber amamantado a sus hijos; sin embargo, con el tiempo desarrollaron un tipo de cáncer agresivo diferente al que presentan muchas mujeres no hispanas, de ascendencia europea, advirtió la Elena Martínez, investigadora de la Universidad de California, con sede en San Diego.

En el marco de una conferencia magistral en la que se presentaron los resultados del estudio binacional denominado “Ella”, sobre cáncer de mama, la especialista explicó que para tal proyecto reclutaron a mil 200 mujeres con la enfermedad a partir de 2006, y la investigación fue realizada en un periodo de dos años teniendo como sedes el Centro de Cáncer de Arizona, las universidades de Guadalajara (UdeG) y de Sonora (Unison), y el Instituto Tecnológico del mismo estado (Itson), entre otras.

PRIMEROS RESULTADOS

La tabla con los primeros resultados se publicó en 2009, en ella se reveló que muchas de las mujeres habían amamantado a sus bebés durante 21 meses, tuvieron 3.6 partos y el uso de hormonas durante la menopausia era muy bajo.

“La literatura médica señala que amamantar reduce el riesgo, también el número de partos, y lo que nos encontramos nos hace cuestionar por qué las mujeres del estudio ‘Ella’ desarrollaron cáncer de mama si tienen un perfil sumamente protector”, señaló la académica quien llegó a la conclusión de que la enfermedad se trataba de un cáncer diferente, “ya que todo lo que se conoce es resultado de estudios enfocados en la mujer blanca, de ascendencia europea y no hispana”.

Ante maestros y alumnos del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Elena Martínez destacó que un tipo de tumor encontrado en 20 por ciento de las pacientes mexicanas fue el triple negativo y agregó que entre mayor número de partos (más de tres) tenga una mujer, mayor podría ser la prevalencia de éste y los periodos largos de lactancia están asociados con el diagnóstico de este tumor.

CAMBIOS HORMONALES DISMINUYEN APARICIÓN DE TUMORES

Además, la experta añadió que entre más larga es la duración entre el inicio de la menstruación y la menopausia, se disminuye la probabilidad de presentar dichos tumores; otra relación es la edad del primer parto, entre más alta, menor es la prevalencia.

Por último, Elena Martínez, investigadora de la Universidad de California, subrayó la necesidad de realizar más estudios de cáncer de mama en mujeres mexicanas para analizar puntos de coincidencia y contestar a las interrogantes que abre el estudio “Ella”, luego de que el Instituto Nacional de Cancerología anunciara que  en el país, 7.6 millones de mujeres están en riesgo de padecer este tipo de cáncer.

FRASE “La literatura médica señala que amamantar reduce el riesgo, también el número de partos, y lo que nos encontramos nos hace cuestionar por qué las mujeres del estudio ‘desarrollaron cáncer de mama si tienen un perfil sumamente protector”, Elena Martínez, iInvestigadora de la Universidad de California

CIFRAS

70 Por ciento de los casos de cáncer de mama fueron detectados el año pasado en etapas muy avanzadas, por lo que se reducen las posibilidades de combatirlo

3 Mil 764 nuevos casos se registraron en 2015 de cáncer de mama en Jalisco

6  Mil 591 mujeres murieron por este mal

DATO

El cáncer de mama representa en México, la primera causa de muerte en mujeres.

lg

Imprimir