La OMS recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más.

Según expertos la leche materna ayuda a cubrir las necesidades nutricionales del bebé para su adecuado crecimiento y desarrollo físico, y desde el punto de vista emocional le asegura el establecimiento de un buen vínculo madre-hijo y una adecuada relación de apego seguro con su madre, ambos esenciales para un correcto desarrollo como persona independiente y segura.

Te compartimos algunos de los beneficios de la lactancia materna.

 

  1. Nutrición perfecta: Contiene las cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas y grasas. Aporta la energía que el bebé necesita en sus primeros meses de vida y sigue cubriendo hasta el segundo semestre de vida y hasta un tercio durante el segundo año.
  2. Protección: El bebé tendrá  menos alergias, infecciones, diarreas, estreñimiento, enfermedades respiratorias como la neumonía y la bronquitis. Además, la leche materna ayuda a prevenir Diabetes, caries, síndrome de muerte súbita y enfermedades en la piel.
  3. Bienestar para las madres: Este acto crea una conexión única entre la madre y el bebé, reduce el riesgo de cáncer de ovario y mama, osteoporosis, enfermedades relacionadas al corazón y obesidad.
  4. Estimulador: Favorece al desarrollo sensorial y cognitivo del recién nacido.
  5. Desarrollo del paladar: La variedad de sabores que el bebé recibe por medio de la madre le ayuda a conocer diferentes sabores y prepararlo para aceptar cualquier comida en la etapa de alimentación sólida.

Queremos saber tu opinión ¿Qué más conoces de la lactancia materna?

 

Para leer artículos relacionados visita www.vidasana.sv

<!–

GALERIA

–>