La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) puso en operación una sala de lactancia materna en sus instalaciones, a fin de garantizar este derecho fundamental a los hijos de las madres trabajadoras.

Al inaugurar el espacio en el edificio “Jorge Carpizo”, el ombudsman Luis Raúl González Pérez destacó que las instituciones deben generar condiciones en favor de las madres trabajadoras, como parte de los derechos prioritarios de las niñas y los niños.

Los beneficios de la lactancia materna son compartidos hijos y sus madres, toda vez que se ha constatado que éstas tienen menor riesgo de sufrir cáncer-uterino o de mama, osteoporosis, diabetes, hemorragia posparto e hipertensión, entre otros padecimientos, dijo. En el caso de los bebés, abundó, constituye la base para el desarrollo de sus potencialidades y la realización efectiva de sus demás garantías contenidas en el marco jurídico.

González Pérez explicó que la sala de lactancia materna es para que las madres de la comisión con hijos en su primera infancia puedan alimentarlos en las mejores condiciones de seguridad, higiene y privacidad.

El ombudsman nacional señaló que el beneficio es extensivo para las mujeres que acudan al edificio “Jorge Carpizo” a realizar algún trámite y tengan la necesidad de atender a sus hijas o hijos.

“Se trata de un mínimo esfuerzo que se extenderá a otras instalaciones” de la comisión, afirmó.

Además reiteró que las estadísticas revelan que los infantes que lactan tienen una mejor protección de su salud y es también un derecho de las mujeres.

Por ello, el funcionario instruyó a la Oficialía Mayor disponer de recursos para avanzar en las tareas de igualdad de género, y después develó la placa que le dio el nombre de “Sor Juana Inés de la Cruz” al salón de usos múltiples del edificio sede.


Notimex

Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.