“La lactante debería consumir 500 calorías más que la mujer que está en gestación”, indicó Sara Abu Sabbah, nutricionista y conductora de Siempre en Casa. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

La mujer que da de lactar a su bebé, quema alrededor de 500 calorías, y esa es una forma natural para bajar esos kilos extra que le dejó el embarazo.

“Ese aumento de peso es una reserva para la lactancia, ya que las necesidades calóricas son un 20 % mayores…la lactante debería consumir 500 calorías más que la mujer que está en gestación”, explicó la nutricionista Sara Abu Sabbah.

La especialista señaló que la ingesta calórica de una madre lactante bordea las 2.700 calorías, frente a las 2.200 de las mujeres gestantes, aunque eso varía de persona a persona.

Bajar de peso. Debería pensarse recién a partir del primer mes después de dar a luz. “Hacer los cambios en la alimentación, para que el consumo de energía que tiene el cuerpo salga de la reserva y no de más ingesta de calorías”, dijo.

La lactancia materna adems de quemar caloras, contribuye a que las caderas ensanchadas durante la gestacin, vuelvan a su estado normal.

La lactancia materna además de quemar calorías, contribuye a que las caderas ensanchadas durante la gestación, vuelvan a su estado normal. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Dieta equilibrada y ejercicio controlado. Sí es necesario en el caso de aquellas mujeres que sobrepasan los 9 a 12 kilos extra de peso que se gana durante el embarazo.

“Una dieta no muy excesiva ni estricta, porque los carbohidratos y almidones son uno de los nutrientes que se requieren para la fabricación de leche”, aclaró Abu Sabbah.

Ponerse en forma. Con la lactancia materna se estimula la producción de la hormona oxitocina, que tiene la propiedad de provocar la contracción del útero y hacer que los huesos de la cadera que se han ampliado durante la gestación, retornen a su lugar.

Finalmente, la experta subrayó que la gestante debió haber ser bien asesorada, puesto que el bebé se forma desde la nutrición de la madre.