En 1991, la OMS dio las definiciones precisas de los tipos de alimentación del lactante y estableció los parámetros y recomendaciones de cada una. A continuación los enlistamos:

 

Lactancia materna exclusiva, en la cual el lactante recibe solamente leche del seno materno o leche materna extraída del pecho y no recibe ningún tipo de líquidos o sólidos, ni siquiera agua, con la excepción de solución de rehidratación oral, gotas o jarabes de suplementos de vitaminas o minerales o medicamentos. Se recomienda desde el nacimiento hasta los 3 o 5 mese.

 

Lactancia materna predominante, es lactancia materna, incluyendo leche extraída como fuente principal de alimento, además de que permite que el lactante reciba líquidos (agua, agua endulzada, infusiones, jugos), bebidas rituales, gotas o jarabes (vitaminas, medicinas o minerales). De los 0 a los 3 o 5 meses.

 

Lactancia materna completa, que incluye a la lactancia materna exclusiva y a la lactancia materna predominante. Se da de los 6 a los 9 meses.

 

Alimentación complementaria, la cual es definida como el proceso que se inicia cuando la leche materna no es suficiente para cubrir los requerimientos nutricionales del lactante, por lo que también son necesarios otros alimentos y líquidos, además de la leche materna. Es considerado desde los 6 a los 23 meses de edad, aún cuando la lactancia materna debería continuar más allá de los dos años.

 

Lactancia parcial, donde los niños reciben leche materna y otros alimentos, incluyendo otros tipos de leche.