Tras los permisos de maternidad, a muchas mujeres les cuesta reintegrarse al trabajo. Y es totalmente lógico. No solo por querer pasar todo el tiempo con el bebé, sino porque las rutinas han cambiado completamente. 

Posiblemente una de las rutinas que más les cueste a las madres conciliar con el trabajo sea la lactancia. Amamantar, para muchas, sigue siendo un acto que requiere cierta intimidad. 

Tal vez por esa incomodidad que supone el amamantar en público, según Save the Children, más de la
mitad de las mujeres de países desarrollados, a los tres meses, deja de dar a
su bebé leche materna como modo exclusivo de alimentación. 

Conciliar horarios y tareas laborales, especialmente para las mujeres ejecutivas o que atienden público, dificulta la lactancia.

Pero la consultora diplomada en lactancia materna,
Bettina Gerbeau, anima a todas las mamás a planificar los horarios y
hábitos para continuar amamantando a sus bebés. Por ejemplo, si se extraen la leche y la conservan adecuadamente, alguien podrá suministrársela en caso de que la madre no puedas. 

Lea también: żNo sabes si será hembra o varón? Elige un nombre unisex

A continuación te dejamos más consejos para que amamantar en el trabajo resulte más fácil, gracias al site bebesymas

1. Informarse bien: se aconseja preguntar a la matrona y a
grupos de apoyo a la lactancia.
2. Empezar pronto: la lactancia debe iniciarse cuanto antes
mejor.
3. Duración y frecuencia: las tomas han de ser frecuentes y
sin prisas; después, el bebé marcará las pautas.
4. Extraer, extraer y extraer: es importante hacerlo ante
cualquier problema. El sacaleches es un gran aliado.
5. Amamantar a demanda: seguir el ritmo al bebé facilita
seguir con lactancia.

Lea también: żPor qué tus hijos deben armar rompecabezas?

6. Volver al trabajo tranquila: debes organizarte, Ąno es
tan difícil como parece!
7. Suplementar al bebé con leche materna extraída: infórmate
cómo.
8. Dar otros alimentos: introducir nuevos alimentos no
significa el fin de la lactancia; todo lo contrario, la lactancia debe ser
prioritaria por el bien del bebé.
9. Conocer los productos de lactancia: sacaleches, pomadas,
pezoneras, bolsas de congelación, etc.
10. Una introducción de los alimentos sólidos bien hecha: la
lactancia se debe ir dejando con paciencia y carińo cuando sea conveniente.

Recuerda siempre consultar con un experto en lactancia si tienes dudas. Al comienzo seguramente será difícil, pero con paciencia y amor, lo vas a lograr. Más si tienes el apoyo de tu pareja y entorno.