Una mujer que amamanta brinda a su hijo un seguro natural de bienestar y las mujeres trabajadoras rinden más cuando pueden alimentar naturalmente a sus bebés, por lo que esta práctica es una buena inversión en las empresas.

La Guía Práctica del Instituto Mexicano del Seguro Social da cuenta de casos de éxito de empresas que han sumado a lactancia, que ha contribuido en un corto y mediano plazo a mejorar la productividad y en el largo a cambiar las tendencias de salud pública.

Datos importantes

En México, solo 10.8% de las mujeres trabajadoras consigue la lactancia materna exclusiva, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (2012).

El estudio dice que una de las principales causas es la falta de información para incentivar la lactancia.

Campo en el cual el IMSS y Unicef mantienen programas de educación y para prevenir la discriminación. Recomiendan crear salas de lactancia y facilitar opciones para las madres trabajadoras, como horarios para extracción de leche, esquemas de trabajo en casa, horarios flexibles y acceso a guarderías cercanas al centro laboral.

Vida plena y trabajo

Patricia de la Fuente, directora general de Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil (SEDI), red de guarderías corporativas, cuenta que estos centros tienen cada vez más pedidos por empresas.

Además que están cerca de los centros de trabajo, fomentan la lactancia materna.

La directora de SEDI destaca que la productividad de las madres trabajadoras está relacionada con la tranquilidad personal, misma que está ligada con el bienestar de sus hijos.

Puntos fuertes: Las licencias y posibilidad de horarios flexibles están contempladas en las leyes mexicanas, derechos como dos descansos por día, de media hora cada uno, para alimentar a los hijos o extraer leche materna.

Patricia de la Fuente menciona que el reto está en la educación de las mamás, en concientizarlas sobre alternativas para continuar con la lactancia materna.

Hay que brindarles información sobre procedimientos para la extracción y conservación de la leche, así como la opción de llevarla a la guardería o centro de desarrollo Infantil para que sea suministrada a su hijo.

Hay que sumar a los beneficios que brinda la leche materna al niño, que promueve la convivencia y comunicación entre madre e hijo, lo cual optimiza el vínculo y el apego entre ambos.