Gustavo Alonso Sánchez 

Por
cada madre que está segura de que su propia leche es suficiente para alimentar correctamente
a su hijo, muchas otras, bien por decisión propia, sugerencias de su entorno
familiar o hasta por recomendaciones del propio pediatra, deciden recurrir a la
fórmula láctea dejándose llevar por la creencia repetida: “Es que el bebé no se
llena; darle pecho es insuficiente; queda con hambre”.

A
este paradigma cultural se oponen expertos quienes cada vez más hacen llegar su
voz de alerta a todas las familias, por la cantidad de beneficios que pierde
esa dupla maravillosa madre-hijo, cuando se abandona la lactancia exclusiva.

Un
caso clínico que será presentado este mes a la comunidad médica de Zulia,
revela que la condición humana se acerca a la perfección cuando de leche
materna se trata. 

Aunque
los sucedáneos de la lactancia natural oferten una gama de soluciones y
alternativas, parece que es mucho más probable que primero exista o una razón
fisiológica o un error en la práctica de la lactancia materna, a que la leche falle
en su función natural, la cual es creada únicamente para proporcionar un
alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo de los lactantes.

La
doctora Claudia Cristina Sánchez, pediatra y consejera de Lactancia Materna dará
a conocer en unas Jornadas Científicas zulianas, los hallazgos encontrados por un equipo multidisciplinario ubicado en
Valencia, Carabobo. Mediante un caso estudiado, demostraron que la leche
materna “sigue siendo la primera, única y mejor opción para el bebé y su
progenitora”.

La
capacitadora de Lactancia
Materna, certificada por la Unicef narró que a su consulta llegó una paciente
referida por otra colega. “Fue el caso de una lactante que actualmente tiene ocho meses de edad,
quien al mes de vida presentó muy poca ganancia de peso, por lo que su pediatra
le recomendó complementar la lactancia materna con una fórmula sustituta, pues
consideraba que el alimento natural era insuficiente”.

Pero
la madre pidió una segunda opinión, pues ella creía que su leche no era el
problema. Esta decisión amplió el panorama y, a la postre, aseguró la calidad
de vida de la pequeña basándose en una detección temprana.

Su
pediatra de cabecera contactó a la doctora Sánchez solicitándole que evaluara
la leche de la madre.Ella lo hizo y también asesoró a la mamá sobre una técnica
de lactancia materna. Transcurridos 15 días,reevaluó a la niña y encuentró que
ésta solamente había aumentado 50 gramos en su peso corporal, todo lo contrario
de la ganancia esperada, aproximadamente 300 gramos, que es el promedio
registrado con la recomendación indicada.

Ante
estos hallazgos,la doctora Sánchez indicó descartar la presencia de una enfermedad
metabólica de origen genético, integrando un equipo de especialistas para
esclarecer el caso y ayudar a esta familia. A la bebé se le realizaron
distintos estudios. Fue llevada a consulta genética y se remitió a un nefrólogo
pediatra y a una endocrinóloga pediatra. El diagnóstico: Hipoparatiroidismo
congénito, un trastorno hereditario heterogéneomuy poco frecuente,
caracterizado por el déficit de Parathormona,
de calcio, fósforo y vitamina D, que puede afectar el crecimiento y
desarrollo del niño (huesos, intestino, riñones), si no es tratado a tiempo.

Con
este resultado, aplicaron el tratamiento médico con una visión integradora del
caso. La doctora Sánchez informó que “el pronóstico de la pequeña es bueno, ya
que se hizo un diagnóstico precoz. La bebé lleva un desarrollo psicomotor
adecuado, con los beneficios de una lactancia materna exitosa y feliz, más
alimentación complementaria. Junto con el tratamiento médico indicado por el
nefrólogo y la endocrinóloga”.

Lo
más interesante y que desea reflexionen sus colegas es que, ante algún déficit
de peso o talla o algún trastorno aparente en el lactante, no piensen que el
problema está en la leche materna y decidan complementar con fórmula. “Por el
contrario, se debe continuar la lactancia materna exclusiva, corregir la
técnica de lactancia materna (de la mano de una consejera de Lactancia Materna)
y buscar la causa del problema”.

Encuentro médico aniversario

Mañana 19 de octubre, el Colegio de Médicos del Estado Zulia realizará las
Jornadas Científicas Académicas, con motivo de la celebración de sus 75 años.
Durante este encuentro, Claudia Cristina Sánchez, directora general del Centro
de Estudios de Lactancia Materna (Celacma), ahondará en la importancia del amamantamiento
al conferir beneficios
palpables al lactante por su comprobado poder nutricional, inmunológico y
estimulador del bienestar infantil y de la madre que amamanta.Los resultados
del caso del Hipoparatiroidismo congénito
será uno de los trabajos que expondrá.

Igualmente
se referirá al “Protocolo de Apego Precoz en Cesárea”, es decir, el contacto
físico entre el recién nacido y la madre inmediatamente después del nacimiento.
También presentará la “Propuesta de una Sala de Lactancia Materna en el ambiente
laboral” como un derecho de las trabajadoras.

Ella
es conferencista nacional e internacional. Ha recibido numerosos
reconocimientos por su desempeño en la promoción, protección y apoyo a la
lactancia materna.Ha publicado trabajos científicos en revista nacionales
indexadas y obtuvo un premio al mejor trabajo científico en el año 2004.

Tiene
la firme convicción que el amamantamiento es el acto de amor que todo ser
humano debe experimentar y que a través de él se crían mejores seres humanos y se
construye una mejor sociedad.“Cuando las madres amamantan producen un circulo
virtuoso que genera recursos tangibles e intangibles que aportan formación
educativa y en valores y, de esta forma, se pueden mejorar sus condiciones
materiales de vida, influenciando positivamente en el seno de su familia y de
nuestra sociedad en su conjunto”. □