Las mamás que se encuentran en esa fase requieren una gran cantidad de calorías para lograr una producción de leche exitosa

En el periodo de lactancia se producen los mayores requerimientos calóricos en la mujer. Por esta razón la dieta de la madre es fundamental para su bienestar y también para asegurar un óptimo crecimiento y desarrollo del bebé

Este mayor gasto energético ocurre porque la producción de leche demanda gran cantidad de energía y la mujer necesita un aporte extra de esta para lograr una producción de leche exitosa.

Te ayuda a volver a tu peso de antes del embarazo

La energía es aportada a través de los alimentos. Se adicionan alrededor de 500 kcal por día (que varía en función de su estado nutricional), muy similar al último trimestre de embarazo, pero también se utilizan las reservas de grasa acumuladas durante el embarazo que son entre 4 a 5 kilos. A su vez, el amamantamiento ayudará a la madre a volver gradualmente a su peso normal.

Alimentación de la madre durante la lactancia

La alimentación de la madre debe ser lo más variada posible y no es necesario privarse de ningún alimento, salvo que se compruebe que al consumir algún alimento en particular le ocasiona cólicos al bebé. En ese caso se suspende transitoriamente el alimento. A su vez al ser variada, el sabor será distinto cada vez y determinará el sabor de la leche materna que ayuda al bebé a lograr una mejor aceptación de los alimentos complementarios luego de los 6 meses de lactancia materna exclusiva.

En cuanto a los nutrientes claves, siguen siendo el hierro, calcio, ácido fólico y zinc. Pero se suman los ácidos grasos, especialmente omega 3, que es un componente muy variable en la leche materna, que se modifica en función de la alimentación de la mamá. Los alimentos recomendados son pescados grasos, aceites de oliva, frutos secos y derivados de la soja, que ayudan al desarrollo cerebral y de la retina del recién nacido.

El consumo de líquidos también es importante, porque la mamá al amamantar sentirá un poco más de sed, pero no es necesario forzar la ingesta, ya que así no aumenta la producción de leche. Lo ideal es que lo haga simplemente en función de la sed que tenga y lo mejor para ello es el agua.

Por el contrario, sí es recomendable limitar el consumo de mate, té, café o bebidas cola por su contenido en cafeína: no más de 1 taza de café al día. De esta manera, el nivel en la leche y en el plasma del lactante será bajo. A su vez se evita que se acumulen concentraciones altas en el bebé, que favorece la presencia de síntomas como hiperactividad, insomnio o estar muy alerta.

El desayuno, una de las comidas principales del día

No menos importante es que la madre desayune diariamente para cortar con el prolongado ayuno nocturno, y así recibir toda la energía necesaria para realizar sus actividades normales a lo largo del día.

El desayuno debe incluir algún lácteo, pan o cereal y fruta.

10 ideas de desayunos nutritivos para no aburrirte

Opción 1: El clásico, 1 taza de leche (vaca, almendras, soja) con un trozo de pan francés de 50 gramos con 1 cucharadita de mermelada y una fruta de estación.

Opción 2: 1 vaso de yogur natural con media taza de copos de cereales sin azúcar o avena, más una fruta de estación.

Opción 3: 1 copa yogur natural con un puñado de frutos secos y granola (muesli) y frutas cítricas en trozos.

Opción 4: 1 taza de té claro con 50 gramos de pan integral y 30 gramos de queso (2 rebanadas o un trozo pequeño), más una fruta de estación.

Opción 5: 1 taza de leche con café descafeinado, 2 tostadas de pan integral, 1 cucharada de aceite de oliva con 1 rebanada de jamón serrano y una ensalada de frutas.

Opción 6: 1 jugo natural de 1 fruta con galletas tipo al agua, baja en grasa o integrales con queso.

Opción 7: 1 vaso de licuado de almendras con frutas cítricas y galletitas con queso.

Opción 8: 1 vaso de licuado de frutas con 2-3 muffins de queso.

Opción 9: 1 vaso de leche con vainilla con escones de queso (con aceite, no manteca) y 1 fruta de estación.

Opción 10: 1 vaso de leche con chocolate sin azúcar, con media taza de granola sin azúcar o copos de cereales y 1 fruta de estación.

 

La lactancia materna es la mejor forma de alimentar a tu bebé, pero para eso es importante que como madre no dejes de lado tu alimentación que muchas veces por cansancio o por aprovechar a dormir un poquito más, una se olvida de comer. Busca la manera y el apoyo de la familia para lograr realizar todos los tiempos de comida, y fundamentalmente el desayuno, para estar bien nutrida tanto tú como el bebé.