La lactancia no es otra cosa que alimentar a un bebé del seno de la madre. Esto es importante, porque la leche materna tiene características únicas, permite que mamá transmita mecanismos de defensa al recién nacido.

Pero no es todo, amamantar fortalece la relación madre-hijo, por lo que dar pecho debería ser lo más fácil del mundo.

La importancia y sus beneficios de la lactancia para las madres como para sus bebés están comprobados.

Pero, nunca falta un pero, muchas veces las madres dejan de amamantar prematuramente, ya que no se sienten cómodas haciéndolo fuera del hogar o no están adecuadamente informadas, cuenta  Eduardo Gutiérrez, general manager de Philips Consumer and Lifestyle.

“Por eso estamos comprometidos a informar a las madres sobre la lactancia y proveer lugares donde se sientan seguras para hacerlo, tal como nuestro lactario en Liverpool de Insurgentes.”

Es frecuente cometer errores durante esta etapa y hay 10 cosas que una madre hace sin darse cuenta y pueden evitar una lactancia satisfactoria para el bebé y mamá.

1) No guardar contacto piel con piel tras el nacimiento del bebé

Los minutos tras el parto son fundamentales para fomentar correctamente la lactancia. Ese contacto piel con piel estimulará al bebé a mamar, le dará el calor y la seguridad que necesita. Así aprenderá a reconocer el olor de su madre y se acercará a tomar su primer calostro. Cuando nacen, tienen muchas ganas de mamar, así que hay que aprovecharlo. Con la ayuda de la partera, haz que el agarre sea bueno y así la lactancia irá sobre ruedas.

2) Dejar que el niño duerma en otra habitación

Hay madres que se arreglan muy bien con el bebé durmiendo en otra habitación, pero por lo general, y sobre todo al principio, cuando la lactancia aún no está asentada del todo, es recomendable tener al niño en tu misma habitación. Tal y como los expertos aconsejan, hasta los seis meses es mejor que el niño duerma contigo. Así te huele, estimulará su apetito y comerá más. Además, le puedes oír protestar por hambre antes.

3) Estar pendiente del reloj

La lactancia es a demanda, así que no estés pendiente de cuánto duran las tomas ni de cada cuánto tiempo son. El bebé pedirá cuando lo necesite, así que olvida el reloj y atiende a las necesidades del pequeño.

4) No tomar medidas si el pecho te duele “porque es lo normal”

No es normal que el pecho duela. Si te molesta y si salen grietas puede que el agarre no sea correcto. Pide ayuda a tu partera. Un cambio de posición puede evitar las molestias. Además si te duele mucho el pecho, puede ser indicador de una mastitis, y es necesario acudir al médico cuanto antes.

5) Pensar que te has quedado sin leche porque el niño llora sin parar

A veces los niños lloran mucho porque están pasando alguna crisis de crecimiento. Aunque esos días se hagan muy duros, si aumentas la frecuencia de las tomas, el bebé estimulará una mayor producción de leche en la madre para adaptarse a la demanda. No dejes de dar pecho porque crees que el niño se queda con hambre.

6) Creer que si te sacas leche con el extractor de leche luego no vas a tener suficiente leche para el bebé

La producción de leche no funciona como una despensa, que si sacas, se vacía, sino más bien al revés. Si extraes leche estimulas a que el pecho genere más. Es cierto que el bebé no podrá tomar nada si acabas de extraerte leche con el extractor, pero en una o dos horas puedes darle de nuevo su comida y podrás tener de nuevo una subida de leche.

7) Usar ropa que no son adecuados para la lactancia

Ante todo, busca la comodidad. Huye de los sostenes de aros y utiliza unos de lactancia adecuados. También elige ropa con la que sea más fácil y cómodo dar el pecho en cualquier momento y cualquier lugar.

8) No ayudar a expulsar los gases del bebé tras la toma

Después de tomar de cada pecho, lo ideal es ponerle al bebé al hombro para que eche los gases, así hará una mejor digestión y evitarás los gases y los cólicos.

9) No descansar lo suficiente

La falta de sueño y el no parar en todo el día hace que produzcas menos leche de la que necesita tu hijo. Descansa bien y la lactancia será mucho más fácil.

10) Dejar de dar el pecho porque el niño es demasiado mayor

No hay una edad correcta para abandonar la lactancia materna. El fin de la lactancia llegará cuando tú y tu bebé quieran, no porque el niño cumpla determinada edad.