Durante el embarazo nuestro cuerpo experimenta muchísimos cambios como por ejemplo, el crecimiento del pecho (a unas más que a otras). Además de crecer, el pecho también se vuelve mucho más sensible, con lo que hay que llevar mucho cuidado con el modelo de sujetador a elegir y sobre todo, la “nueva” talla para esta época.


Premamá/embarazo

El pecho puede crecer de golpe en los primeros meses o bien hacerlo periódicamente. Cada cuerpo es un mundo. Es por ello que puede que tengas que cambiar de talla incluso más de una vez. Por lo general, se suele utilizar una talla más de la que se usa habitualmente, es decir, tendrás que aumentar tanto tu contorno como tu copa. Como ejemplo, si normalmente llevas una 100B, lo normal es que durante el embarazo llegues a llevar la 105B (una talla más de contorno, y una talla más de pecho).

Si quieres averiguar cómo aumentar o disminuir tu talla de sujetador dependiendo del contorno o de la copa, lee este otro artículo de Corseteras en Acción → No hay sujetador de mi talla y ¡lo quiero! Cómo encontrar la alternativa 

Una vez tenemos la talla, ¿cómo elegimos el sujetador perfecto?

Se necesita una sujeción extra sin que nos dañe el pecho. Así que, debes tener en cuenta las siguientes características para un sujetador:

– Que sea un sujetador sin relleno

– Que sea de tejido de algodón para las pieles sensibles.

– Que sea de tejido elástico para que se vaya adaptando al crecimiento y al cambio del pecho.

– Que no lleve costuras ( o las mínimas posibles) ni aros. De esta forma te garantizas la mayor comodidad posible.

Además también encontraremos sujetadores para dormir con estas características; ya que con el pecho, al aumentar de peso, puede resultar muy incómodo dormir sin ninguna sujeción.

 

Después de dar a luz

El cuerpo tiende a recuperar su forma anterior, aunque algunas mujeres pueden tardar meses en recuperar su talla de pecho, otras en el momento que dan a luz ya pierden muchísimo peso y por lo tanto vuelve a su talla habitual.

Para elegir un sujetador siendo mamá, tendrás que tener en cuenta que con la subida de leche el pecho puede aumentar todavía más. Puede incluso que todavía tengas que aumentar aún más tu talla.

Nuestra recomendación es que si quieres comprar sujetadores diferentes que los que has utilizado durante el embarazo, primero esperes a dar a luz, y una vez te haya dado la subida de leche, te pruebes el que utilizaste durante el embarazo y así decidas si necesitas la misma talla, más o menos.

Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita
amt-5197-15c-11-sujetador-maternal-bustier-anita
Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita
Sujetador Embarazo de Anita

Lactancia

Si decides dar el pecho a tu bebé, necesitarás un sujetador de lactancia que te asegure una buena sujeción y sobre todo, una máxima comodidad.

Respecto a la talla, todo depende de la subida de leche. Puede que tengas que utilizar una talla más de la que utilizaste durante el embarazo, incluso puede que utilices la misma que durante el embarazo si has perdido volumen con el parto.

Las claves para elegir el sujetador adecuado son las siguientes:

Sin costuras y sin aros, para aportar la mayor comodidad posible. En esta e´poca está especialmente sensible.

– Que tenga apertura por la parte frontal (entre la copa y el tirante mediante corchete). Así podrás darle el pecho a tu bebé estés donde estés y sin tener que quitarte el sujetador por completo.

– Que el tejido sea transpirable.

– Si puedes elegir, escoge un sujetador con los tirantes regulables y elásticos, ya que seguramente tendrás que ajustarlo a tu medida, dependiendo del día y de la subida de leche.

Si quieres un sujetador de lactancia con aros, porque con ellos te sientes mucho más cómoda, debes saber que los hay con aros hechos de un material más elástico del habitual para que no perjudiquen al pecho. Éstos son ideales para las que no se sienten bien sujetas con los que no llevan aro.

Nuestra recomendación es que compres los sujetadores de lactancia una vez has dado a luz. Así podrás probarte los sujetadores que has utilizado durante el embarazo y de esta forma, averiguar si tu talla sigue siendo la misma que durante el embarazo, si necesitas más talla, o menos. Nunca se sabe con antelación, el cuerpo de cada mujer es diferente y un mundo.

Las Chicas de laCorsetera.com