En el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, te decimos qué tan viable es continuar con la lactancia materna con cáncer de seno.

El cáncer de mama o cáncer de seno es una enfermedad crónica que prevalece en cientos de mujeres mexicanas. El INEGI estima que en México son diagnosticadas 10 mujeres con cáncer de mama todos los días, de las cuales entre seis y siete están en etapa avanzada.

Lactancia materna con cáncer de seno

Cualquier enfermedad crónica que exista en la mujer antes o después del embarazo puede ser motivo para suspender la lactancia materna, aunque dependerá de muchos factores.

Sí es posible amamantar cuando hay cáncer de mama, sin embargo, se debe poner atención a muchos aspectos. Por ejemplo, si la mujer tuvo una mastectomía, es decir, la extirpación del pecho, no hay producción de leche y por tanto la lactancia no es posible.

Sin embargo, si se conserva un pecho sano se puede amamantar al bebé, aunque también dependerá del tipo de tratamiento y medicamentos que se estén tomando para tratar el cáncer.

Si el cáncer se detecta durante el amamantamiento y se debe hacer un tratamiento con cirugía, quimioterapia o radioterapia, la lactancia materna tiene que ser interrumpida forzosamente. Es importante agregar que al estar bajo un tratamiento de cáncer de mama durante la lactancia, la producción de leche es mucho menor.

Te puede interesar: Hemorroides en el embarazo, ¿cómo prevenirlas? 

No siempre es posible la lactancia materna con cáncer 

Los expertos sugieren que no debe practicarse la lactancia materna con cáncer de mama si ésta se detecta antes del nacimiento o si se está realizando un tratamiento de quimioterapia o tamoxifeno.

Según el doctor Pedro Alarcón, investigador principal en el Departamento de Nutrición Pediátrica en el Instituto de Investigación Nutricional de Lima, hay dos casos en que la lactancia materna no se debe dar al bebé:

  1. Cuando el bebé nace con galactosemia

El niño es intolerante a la galactosa, un ingrediente que se encuentra abundantemente en la lactosa de la leche materna. Como el organismo del niño no la puede manejar correctamente, se puede dañar su cerebro.

  1. Cuando el bebé nace con enfermedad metabólica

Durante este padecimiento, el niño no puede digerir o tolerar las proteínas que vienen en la leche materna.

Así mismo, el Dr. Alarcón afirma que la lactancia materna está contraindicada cuando la madre está tomando ciertos medicamentos para el cáncer que puedan afectar el crecimiento del bebé y el desarrollo de sus células.

“Hay ciertos medicamentos que pasan por la leche materna y dañan al bebé”, afirma el experto.

Si la mujer tuvo en algún momento cáncer de mama y no se tienen evidencias de que haya restos de la enfermedad, sí es posible amamantar al bebé. Las células cancerosas no son transmitidas al bebé cuando se alimenta de la leche materna y amamantar no es un motivo para que la enfermedad resurja.

Cuando el cáncer de seno se presenta durante la lactancia, deberás suspenderla y someterte al tratamiento que el médico te indique de manera inmediata.

Recuerda que sólo un médico puede indicarte qué es lo mejor para ti y para la salud de tu bebé.

Te puede interesar: Métodos anticonceptivos para las mamás que están lactando 

(Con información de VIX)