¿Estás dando de lactar a tu bebé? ¡Este alimento súper económico no puede faltar en tu alimentación! Potencia la inteligencia de tu pequeño a través de la lactancia materna. ¡Entérate cómo!

Una madre en periodo de lactancia debe comer como mínimo 4 veces por semana pescados azules para cubrir su requerimiento diario de grasa Omega 3, un nutriente necesario para lograr un mejor desarrollo cerebral y físico del bebé, indicó D’Janira Paucar, nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción.

“El consumo de Omega 3 en el embarazo y la lactancia es fundamental para la formación y el desarrollo de las funciones cerebrales del feto y del bebé en sus primeras etapas de vida. La memoria, el aprendizaje o la concentración, la agudeza visual son algunas de ellas. Además hace más fácil la recuperación de la madre después del parto”, afirmó.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), el requerimiento de Omega 3 para una mujer es en promedio 1.1 gramos diarios, sin embargo para una mujer en periodo de lactancia se recomienda ingerir no menos de 1.3 gramos de Omega 3 diarios.

“A la semana este requerimiento de Omega 3 para una mujer que da de lactar sumaría 9.1 gramos, lo cual se puede cubrir largamente si se consume este nutriente proveniente de los pescados azules, como la caballa, bonito, jurel y anchoveta, 4 veces a la semana.”, explicó.

Precisó que por cada 100 gramos de anchoveta se obtienen 2.4 gramos de Omega 3, en el caso del bonito aporta 2.1 gramos en cada 100 gramos, la caballa aporta 1.6 gramos y el jurel 1.3, en cada 100 gramos respectivamente.

“Los ácidos grasos Omega 3, compuesto por DHA y el EPA, contribuyen a mejorar la formación del sistema nervioso central y refuerza el sistema inmunológico de los niños protegiéndolo de enfermedades como la neumonía, el asma o la bronquitis”, dijo.

En el caso de la madre, el Omega 3 le permite alcanzar un peso saludable, evitando problemas de sobrepeso y obesidad. También la ayuda a proteger su corazón y a controlar la presión arterial.

La lactancia materna es una práctica muy importante e insustituible durante los primeros seis meses del bebé, pues es en esta etapa donde obtiene todos los nutrientes que necesita como base para un buen desarrollo físico e intelectual. Además forma un vínculo afectivo importante entre la madre y el bebé.

Escucha las mejores baladas, las 24 horas AQUÍ