La nota de fecha 7 de febrero del 2017 pone en conocimiento del comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, la Resolución N° 7 emitida por la jueza Rosalba Garay Stefan del Juzgado de Primera Instancia de la Niñez y la Adolescencia de Luque tercer turno. En ella le ordena desafectar a la teniente Carmen Dolores Quinteros Giménez del servicio de guardias de 24 horas que la misma está obligada a cumplir.

El exhorto se debe a que la militar tiene un hijo de nueve meses que depende exclusivamente de la lactancia materna, según consta en un certificado médico que la misma presentó en la institución militar.

Sin embargo, ya pasó más de un mes de dicha orden y hasta la fecha, el propio presidente de la República, Horacio Cartes, ignora la resolución.

En la misma también se exhorta a equipar una dependencia en la institución como sala de lactancia.

Discriminación

Según los representantes de la teniente Quinteros, se agotaron todas las instancias correspondientes para que pueda cumplir con la correcta alimentación de su hijo, tal como lo establece la Ley 5508/2015, promulgada por el Mandatario y que tiene como finalidad proteger a la maternidad y promocionar la lactancia materna hasta los 24 meses de vida de los menores.

Sin embargo, hasta la fecha tanto Cartes como el comandante de la Armada Hugo Scolari ignoran la orden judicial. Este último argumentó que el personal militar no está sujeto a dicha ley, según las cartas al director remitidas por el mismo a este diario.

A esto se suma un aumento en la carga horaria porque la militar debe cumplir guardias de 24 horas, cada cuatro días (antes eran cada siete días), dificultándose aún más la lactancia, lo que no ocurre con otras uniformadas, quienes sí utilizan el permiso para amamantar a sus hijos.