23 de Marzo de 2017

Por Daniel Aceves Villagrán*

La evidencia científica existente permite documentar los múltiples beneficios de la lactancia materna (LM) en la salud física y emocional, tanto de la madre como de la hija o hijo. Se ha identificado que la LM puede salvar vidas, mejorar la salud en el corto y largo plazos en las niñas y niños que la reciben, además de potenciar su desarrollo cognoscitivo. Además, la LM protege al niño amamantado de desarrollar obesidad y otras enfermedades crónicas en etapas posteriores de la vida.

En las madres, por ejemplo, previene enfermedades como hipertensión, obesidad, diabetes, cáncer de mama y ovario, así como la depresión postparto.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud es recomendable que las niñas y niños sean alimentados de forma exclusiva con leche materna desde la primera hora del nacimiento hasta los seis meses de vida. Después se inicia la alimentación complementaria con otros líquidos y alimentos densos en micronutrimentos adecuados para la edad, continuando con la lactancia hasta los 24 meses de edad. La LM puede extenderse si ambos (madre e hija/o) así lo desean.

En el periodo de 2006 a 2012, México experimentó un fenómeno de abandono de la práctica de lactancia materna exclusiva (LME) al disminuir de 22.3% a 14.4%, sobre todo en el área rural (36.9% a 18.5%). A pesar de que estudios más recientes muestran un muy ligero aumento, las cifras distan mucho de lo ideal en prácticas de alimentación infantil.

En este contexto, se implementó el Modelo de Engranajes de la Lactancia Materna, con el cual fue posible identificar los factores principales considerados en esta herramienta y, con base en el análisis realizado, proponer una serie de estrategias dirigidas a mejorar la promoción, protección y apoyo.

El modelo está basado en ocho engranajes cuya existencia presupone necesaria para la articulación de una política sólida de promoción, protección y apoyo a la LM. Estos engranajes son: abogacía; voluntad política; legislación y políticas; financiamiento y recursos; capacitación y entrega de programas; promoción, investigación y evaluación; coordinación, y monitoreo.

El proyecto Índice País Amigo de la Lactancia proporciona a los países una herramienta de autoevaluación multisectorial e indica los pasos a seguir para mejorar sus esfuerzos de LM basados en el Modelo de Engranajes de la Lactancia Materna que integra de manera muy comprensiva todos los aspectos clave para proteger, promover y apoyar la lactancia materna.

El objetivo principal del Índice es identificar y facilitar áreas de oportunidad a través de un proceso eficiente basado en evidencia. El Índice evalúa la disposición y el contexto existente en los países para mejorar las prácticas de lactancia materna a nivel nacional y proporciona recursos para que los países puedan robustecer los esfuerzos para proteger, promover y apoyar la lactancia materna, como parte del proceso.

El Índice fue desarrollado entre agosto de 2015 y enero de 2016 por la Universidad de Yale, en colaboración con 13 miembros del Grupo de Consultores Técnicos provenientes de Canadá, Reino Unido, América Latina, oeste de África, sur y sureste de Asia y organizaciones internacionales con sede en Ginebra, Suiza, Washington D.C. y Nueva York. El Índice se compone de 54 indicadores agrupados en los ocho engranajes mencionados.

En el marco de la reunión celebrada por la academia, organizaciones de la sociedad civil y el gobierno federal, entre otros aspectos se acordó fortalecer la operación de la Estrategia Integral de Atención a la Nutrición (EsIAN) del Componente Salud de Prospera, donde uno de los temas centrales es la lactancia materna, que se continuará apoyando presupuestalmente a los servicios estatales de Salud y al IMSS-Prospera, destacando lo relativo a la capacitación, difusión, promoción, impresión de materiales de comunicación y capacitación, etcétera.  El Seguro Popular continuará apoyando presupuestalmente con la Estrategia de Embarazo Saludable, el cual incluye también acciones de promoción de lactancia materna; asimismo, se continuará con la capacitación del portal de la EsIAN para los prestadores de servicios de salud, así como la capacitación presencial para el personal comunitario que participa en la operación del Componente Salud de Prospera.

En este contexto, se participa en el diseño del módulo de Prospera de la Ensanut 2018 para incluir información clave que ayude a los tomadores de decisiones para reforzar las acciones de la lactancia materna. Cabe destacar la colaboración de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud con el Grupo Interinstitucional Permanente de Apoyo a la Lactancia Materna, continuando como un agente activo en el impulso de la lactancia materna y generar la transversalidad con el desarrollo infantil y la estimulación oportuna (temprana).

*Director general del programa Prospera de la Comisión Nacional
de Protección Social en Salud (Seguro Popular)