El Instituto Penitenciario y Carcelario (Inpec) puso en funcionamiento la primera sala de lactancia que funcionará en un centro carcelario del país, y de la cual se van a beneficiar cerca de 16 internas del Buen Pastor de Bogotá.

El viceministro de Justicia y Política Criminal, Carlos Medina, indicó que los beneficios de la sala no solo estarán disponibles para las internas, sino que también serán para las funcionarias del Inpec que se encuentran en estado de gestación.

“Dentro del sistema penitenciario tenemos un registro de 79 niños menores de 3 años que estarían siendo beneficiados por estas salas, además del personal del Inpec que puede acudir a ellas. Estas transformaciones son pensadas para que las mujeres en estado de lactancia tengan a cabalidad el cumplimiento de sus derechos al interior de la cárcel”, indicó.

En la sala funciona además una guardería para los niños nacidos de internas, quienes afrontan un proceso penal. Allí permanecen durante el día y en horas de la noche duermen con sus respectivas madres en las celdas de la prisión.

Los menores permanecen con sus madres hasta cuando cumplen los 3 años de vida, a partir de esa edad el cuidado de los niños corre por cuenta de la familia de las detenidas.