La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años.

Los niños que fueron alimentados durante los primeros tres meses de vida con leche materna tienen mejores valores en capacidad aeróbica, niveles de colesterol, inflamación y presión sistólica.

 

Científicos de la Universidad del País Vasco, aseguran que los bebés que son amamantados por la madre durante sus tres primeros meses de vida, tienen 6 por ciento menos riesgo cardiovascular, por lo que se reducen las posibilidades de mortalidad infantil.

 

Entre otros beneficios de la lactancia materna es que los bebés al llegar a la adolescencia son más sociables porque la leche materna mejora el desarrollo del cerebro, aumentando el intelecto, además de reducir el estrés y proteger a los bebés de enfermedades infecciosas y crónicas.

 

El estudio sugiere que la lactancia materna aporta múltiples beneficios a la salud a largo plazo y que las ventajas persisten en la edad adulta.

Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Comentarios

comentarios