El 10 de julio a las 10 de la mañana nació Víctor Chrisandyer, sus padres, Christopherys H. Guzmán Santos y Víctor Yiraldi Rodríguez Ortiz son una pareja que acaban de vivir la experiencia de traer una nueva vida al mundo; describen este momento como el más feliz de sus vidas. El parto fue natural, pero lo más importante es que el bebé tiene la suerte de contar con una madre que practica la lactancia materna exclusiva.

Christopherys dio a luz en el Hospital Materno Dr. Reynaldo Almánzar, un centro que trabaja para ser certificado como un Hospital Amigo del Bebé. Esta certificación tiene como uno de los ejes principales el inicio temprano de la lactancia materna y el apego precoz. La Lactancia materna exclusiva en República Dominicana es un gran desafío, apenas alcanza el 4.7%, mientras que en América Latina y El Caribe ronda el 30%.

Víctor se ha involucrado con la lactancia de su hijo. Describe este proceso como un trabajo de dos y no como piensan la mayoría de las personas, que es responsabilidad exclusiva de la madre. Señala que aunque solo ella puede dar el seno, atender el bebé entre ambos es mucho más fácil y llevadero, que su responsabilidad como padre y esposo es cuidar de ambos. “Hemos vivido una linda experiencia con nuestro bebé, la lactancia materna ha sido muy favorable, no hemos utilizado fórmulas y el niño goza de mucha salud; vamos muy bien” resalta Víctor.

Para esta pareja la lactancia es muy importante desde antes de nacer el bebé. Juntos recibieron consejería en las consultas prenatales sobre los beneficios que tiene para los bebés la alimentación con leche materna, y todos los riesgos que puede tener la alimentación artificial. Víctor participó junto a su esposa en todas las consultas prenatales, y también se unió al programa de psicoprofilaxis del embarazo, en el cual profundizan con las embarazadas sobre las etapas, procesos del embarazo y la lactancia materna. Su participación sorprendió a las demás embarazadas porque normalmente los padres no se involucran en este proceso. “Él no se perdió ningún momento del embarazo, me acompañó a todas las consultas y al programa de Psicoprofilaxis. Él sabe exactamente lo mismo que yo sobre el cuidado de nuestro bebé y si se habla de lactancia, él sabe casi igual que los doctores” comenta orgullosa Christopherys.

La pareja planificó todo desde el inicio del embarazo, sabían la importancia de acudir a la consulta prenatal, y también lo importante que son los primeros días posteriores al nacimiento del bebé. Conscientes de todo esto organizaron sus vacaciones, Víctor; sumó las suyas a los dos días que tiene por ley para apoyar en las atenciones del bebé y ayudar a la madre en el proceso de lactancia y su recuperación. Christopherys, extendió los meses del post-alumbramiento al tomar también sus vacaciones, además de la licencia por maternidad. “Nuestro plan es seno y solo seno hasta los 6 meses, y para lograrlo entendimos que las primeras semanas serían muy importantes para dominar la dinámica de amamantar” explica Víctor.

Los primeros días

Fueron orientados sobre los primeros días del bebé y la lactancia materna, concienciados sobre la importancia de que los médicos colocaran el bebé en su pecho “piel con piel” poco después de su nacimiento para iniciar la lactancia (apego precoz). Chistopherys narra que puso en práctica lo aprendido, y enseguida buscó una posición correcta en la cual ella y su bebé se sentían cómodos.

El segundo día fue el único que presentó algunos retos, la leche no fluía como esperaban, pero siguiendo los consejos de su médico, las charlas de lactancia que habían recibido, hidratación y poniendo el bebé al seno con mucha frecuencia, la leche comenzó a fluir.

Mitos sobre la lactancia vs los beneficios reales

Ambos padres resaltan que los mitos y creencias populares que rodean la lactancia materna son los principales obstáculos que tienen los bebés para ser lactados. Familiares y amigos insisten en querer influir con la idea de que dar el seno ocasiona la caída de éstos, y que para alimentar bien al bebé no es suficiente con solo darle el seno. “Hasta se han molestado la mamá de Christopherys y la mía porque nosotros no le damos al bebé las cosas que nos recomiendan. Hasta té de anís proponen, que eso le arreglará el estómago al bebé” comentó Víctor.

República Dominicana es un país que le falta educación sobre el tema. Si las mujeres conocieran los beneficios de la lactancia materna, el porcentaje de madres que lactan aumentaría notablemente. La primera leche que sale (calostro) beneficia el bebé porque es como una vacuna natural que lo inmuniza de muchas enfermedades. La leche materna es suficiente para calmar la sed y suplir de todos los nutrientes que los bebés necesitan. Para las madres, lactar previene o disminuye las probabilidades de desarrollar cáncer de senos y de ovarios, y ayuda en la recuperación física de la madre, puntualizó Víctor.

Esta estrategia Hospital Amigo del Bebé contribuye de manera importante a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que fueron aprobados para la agenda 2030:

Al objetivo número 3 de los 17 que componen tan importante agenda trata sobre “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades” y sus dos primeros puntos resaltan:

  • Reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100,000 nacidos vivos.
  • Poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y de niños menores de 5 años, logrando que todos los países intenten reducir la mortalidad neonatal al menos hasta 12 por cada 1,000 nacidos vivos, y la mortalidad de niños menores de 5 años al menos hasta 25 por cada 1,000 nacidos vivos.

Sobre la serie “Voces por el desarrollo sostenible”

Esta historia fue elaborada por Franco Brazoban, del equipo de comunicación de UNICEF República Dominicana, para la serie de especiales para Acento, “Voces por el desarrollo sostenible”. Esta serie busca promover el debate sobre la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, y se vincula a los ODS 3, “Salud y bienestar”.