Son numerosos los beneficios de la lactancia materna, entre ellos para la salud oral porque favorece positivamente al desarrollo del aparato masticatorio, evita que se adquieran hábitos bucales que deforman la boca ( chuparse el dedo o la lengua después de alimentarse, morderse las uñas, el brazo, el labio, el pelo o incluso a meterse cosas en la boca), mejora la oclusión en etapas posteriores, previene anomalías dentomaxilofaciales y contribuye a la prevención de caries dentales.

 

 

La odontomediatra Adriana Larreal destaca los beneficios de la lactancia materna para la salud bucal de los niños.

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Latinoamericana de Pediatría, en su informe del 2015 sobre Lactancia Materna y la Caries, explican que por sus componentes y su acción fisiológica la leche Materna NO ES CARIOGENICA, sino mas bien, previenen el desarrollo de la caries dental.

La leche materna debido a su gran complejidad Biológica, protege activamente y es inmunomoduladora; posee:

-Factores de defensa, que inhiben el crecimiento bacteriano, entre ellos la IgA9, la lactoferrina y la lactoperoxidaxa que disminuyen en recuento bacteriano.

-Minerales como calcio y fósforo y proteínas como la caseína que favorecen la remineralización.

 -La Arginina y la Urea favorecen el aumento del Ph y por tanto disminuyen la desmineralización.

-El ph de la leche materna es neutro, lo que no favorece a los microorganismos iniciadores de la caries dental.

“Aunque son muchos los beneficios de la lactancia materna en la prevención de la Caries dental, debemos resaltar y recordar la importancia del inicio de la higiene bucal desde el nacimiento, ya que la lactancia materna no causa la caries dental pero la falta de higiene sí”, precisó la especialista.

 

 

Larreral destacó además que la lactancia materna proporciona los nutrientes y las defensas inmunológicas al bebé, cumple un papel muy importante en la prevención de la Caries dental y la prevención de las maloclusiones dentoesqueletales, ya que influye en el desarrollo de los huesos y músculos de la cara y la cavidad bucal, así como también evita la instauración de hábitos bucales no fisiológicos como la respiración bucal, deglución atípica y succión digital.