Son muchas las ventajas comprobadas científicamente en torno a la lactancia materna, pero quizás algunas de las menos difundidas son las que tienen que ver con la salud bucodental del niño, la que se beneficia gracias a la succión del pecho de la madre.

El Círculo Odontológico Santiagueño, a través de las profesionales Patricia García y Silvina Castillo, hizo hincapié en la importancia del amamantamiento, calificando a la succión del pezón como el mejor ejercicio para el crecimiento y desarrollo de la boca del niño.

“Hay muchos mitos en torno a la lactancia materna. Hay mamás que dicen que no les sale la leche, que tienen poca cantidad o que el niño reniega para tomar la teta. Pero si se conocieran todos los beneficios, las mujeres asumirían la tarea de amamantar de otra manera”, señaló la odontóloga Silvina Castillo.

Y su colega, Patricia García agregó: “La succión del pezón del pecho materno promueve la buena relación entre los maxilares. Cuando los bebés nacen, la mandíbula es pequeña en comparación con lo que es el maxilar superior, entonces la succión del pecho ayuda a que la mandíbula avance en su posición y con ello se genere una buena relación entre el maxilar y la mandíbula, es decir que haya una buena oclusión (mordida) entre los dientes de arriba y los de abajo”.