La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna o natural exclusiva durante los primeros seis meses de vida de todo infante, la introducción de alimentos a partir de esa etapa y la posible continuación del amamantamiento hasta que el bebé cumpla, al menos, dos años de edad.

Más de 170 países celebran del 1 al 7 de agosto la Semana Mundial de la Lactancia Materna, con el propósito de fomentarla y mejorar la salud de los bebés en todo el planeta.

De acuerdo con la Convención sobre los Derechos del Niño, todos los lactantes e infantes tienen derecho a una buena nutrición.

Un 45% de las muertes de niños en todo el mundo se asocia a desnutrición. Se calcula, además, que en 2017, a nivel mundial, 155 millones de menores de 5 años sufren retraso del crecimiento y 52 millones presentan un peso bajo para su talla, mientras 41 millones están en sobrepeso o son obesos.

Mientras tanto, se estima que aproximadamente un 40% de los lactantes de 0 a 6 meses se alimentan exclusivamente con leche materna.

Datos de la OMS advierten, asimismo, que si todos los niños de 0 a 23 meses estuvieran amamantados de forma óptima, anualmente se podría salvar la vida de más de 820,000 niños de menos de 5 años.

En Puerto Rico, el derecho a amamantar en lugares públicos se rige por la Ley 95-2004, que prohíbe discriminar contra las madres que lactan a sus bebés en áreas públicas. 

El estatuto, además, establece que la lactancia no es una violación de ley y establece multas a los que la incumplan.

Otras leyes 

Mientras tanto, a través de la Ley de Transformación y Flexibilidad Laboral, aprobada este año, las madres lactantes con empleo a tiempo parcial tienen derecho a 30 minutos de lactancia cada cuatro horas.

La Ley para Reglamentar el Período de Lactancia o de Extracción de Leche Materna, aprobada en 2000, ya estipulaba el período de lactancia o extracción de leche maternal, otorgándole media hora o dos períodos de 15 minutos en cada jornada de trabajo a madres trabajadoras que laboren a tiempo completo para lactar o extraerse la leche materna por un período de 12 meses a partir del reingreso a sus funciones.

Entre los beneficios de la lactancia materna se destacan la protección de infecciones gastrointestinales y una reducción en la mortalidad neonatal. 

La leche materna también es una fuente importante de energía y nutrientes, según la OMS.