Amamantar a tu bebé es 100 por ciento recomendable, pero sólo los primeros seis meses de vida según la recomendación de la Organización Mundial de la Salud. Después de este tiempo, la lactancia sirve como un complemento de los alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras. 

La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Contiene anticuerpos que ayudan a protegerlos de diarrea y neumonía, causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS: En México se duplicó la lactancia materna, Unicef

Los beneficios de amamantar también involucran a la madre. Además de ser un método natural de control de la natalidad (con un 98 por ciento de protección durante los primeros seis meses ), reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, así como la diabetes de tipo dos y hasta depresión postparto.

Los especialistas que la lactancia debe comenzar en la primera hora de vida y que el amamantamiento debe hacerse “a demanda” del menor de día y de noche, evitando los biberones y chupones.

mrf