El Ministerio de Gobierno elabora un plan para que las reclusas tengan a sus bebés por seis meses

La decisión del Gobierno para estructurar un plan que permita que las privadas de libertad puedan estar con sus bebés en los penales durante el periodo de lactancia ha generado opiniones a favor y en contra.

El abogado de familia Lester Almengor, considera que el Centro Femenino de Rehabilitación no reúne las condiciones para albergar a un bebé. ‘Esto no es un hogar’, indicó Almengor, quien rechaza el proyecto que impulsa el Ministerio de Gobierno (MINGOB).

Según el jurista, la cárcel no es un lugar apropiado para un infante. ‘El Gobierno debe pensar en otro plan para que estas madres puedan estar con sus pequeños’, indicó.

952 reclusas hay en el Centro Femenino de Rehabilitación

Como ejemplo citó que estas reclusas podrían recibir una medida cautelar de casa por cárcel para estar con sus hijos por un año.

Contrario a Almengor opinó la defensora de los derechos humanos, Gilma Camargo, quien asegura que estos espacios existen en los centros de rehabilitación de otros países. ‘Es un derecho de la madre y el infante’, dijo.

Manifestó que, para que este proyecto se lleve a cabo, el centro penitenciario debe tener instalaciones acondicionadas.

Voto de confianza

Para la presidenta de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, Magali Castillo, es necesario que este programa se ejecute.

De acuerdo con Castillo, antes de la invasión (1989), había en la cárcel de mujeres áreas especiales.

Una exreclusa, que pidió la reserva de su nombre, dice que esto sería un alivio, pues asegura que es difícil tener a un recién nacido y no poder estar con él.

Plan para el 2019

La viceministra de Gobierno, María Luisa Romero, explicó que la unidad maternal se dispondrá en el centro femenino que se construye en Pacora y en Colón para cumplir lo que establece la Ley 55 del 2003 sobre el derecho que tienen las reclusas de tener libertad y facilidades para proporcionar la leche materna a sus hijos hasta por seis meses.

Por ahora, según Romero, se tiene planeado convertir la actual guardería del Centro Femenino de Rehabilitación en una unidad maternal, ya que los nuevos penales estarán listos en dos años y medios.

Actualmente, en esta guardería un familiar lleva al bebé, la madre lo alimenta y luego regresa a su casa.