La leche materna aporta al lactante las proteínas, vitaminas, minerales y el tipo de grasa ideal que hacen que sea más digerible para el pequeño, promueve el vínculo afectivo y no tiene costo.

Amamantar tiene beneficios inigualables para el bebé, ya que, contiene la inmunidad que no posee ninguna otra fórmula, por lo cual, se recomienda exclusivamente hasta los 6 meses de vida del bebé porque no existe otra fórmula que pueda brindarle a su pequeño la inmunidad que le otorga la leche del pecho de su madre, explica la Lic.

Lorena Ramírez, nutricionista del Hospital Central del IPS.

“Hay que considerar también que la lactancia materna promueve el vínculo afectivo entre la madre y su hijo, tiene la temperatura de 36,5° indicada para su ingestión, así como que es gratuita, ya que, actúa como mamadera portátil debido a su practicidad” indicó la especialista.

Agregó que el niño de pecho no traga aire porque succiona directamente el pezón de su madre que se adapta a la boca del niño aprovechando al máximo del vital alimento que le regala defensas y fortalece su crecimiento.

La nutricionista afirmó que la madre debe cuidar, durante la lactancia de su bebé, su dieta pero sobre todo el tipo de grasa que consume debido que esa misma grasa dará de alimentar a su bebé mediante el amamantamiento.


Comentarios