Por redacción Nueva Mujer

Tasha Maile encendió la polémica en redes sociales al compartir un video en el que se le ve amamantando a su hijo Josiah, en la grabación se ve cómo él mira a su madre y juega con su pezón a la vez que toma la leche. Decenas de comentarios vinieron en su contra pues el pequeño dice cosas como “es bueno amamantar y besar. Ayer pretendíamos que era mi novia y nos besamos”, de inmediato las acusaciones sobre un caso de pedofilia no se hicieron esperar.

Tasha es la misma mujer que enfureció a las redes sociales luego de sus polémicas declaraciones en el programa ITV’s This Morning, en donde además de defender su deseo de alimentar a su hijo con leche materna, afirmó que tiene derecho a mantener relaciones sexuales mientras alimenta al pequeño.

Luego de este caso, los comentarios de muchas personas criticaron su decisión de alimentar al pequeño de seis años con leche materna. Si seguimos las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, los niños necesitan la leche materna los primeros seis meses de vida.

La OMS recomienda la alimentación exclusiva con leche materna los primeros 180 días, es decir, 6 meses. De los 7 a 8 se deben incorporar alimentos triturados y tomas de pecho frecuentes. De los 9 a los 24 meses se recomiendan tomas de pecho, aunque no se especifica la frecuencia o cantidad que deben ingerir. Si bien hay un periodo recomendado para la lactancia, no hay uno que especifique cuándo es el momento adecuado para quitar por completo la leche materna. Respecto a amamantar a los niños después de los tres años, la OMS no declara negativa a esta práctica, y la relaciona más con prejuicios y usos y costumbres de cada país.

Para este organismo, lo principal es la correcta nutrición del niño. “Los alimentos deben ser adecuados, es decir, que proporcionen suficiente energía, proteínas y micronutrientes para cubrir las necesidades nutricionales del niño en crecimiento. Los alimentos deben prepararse y administrarse de forma higiénica para evitar al máximo el riesgo de contaminación. Alimentar a un niño pequeño requiere una atención activa y estimulación para animarlo a comer”.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO: