La lactancia materna es un medio para alimentar al recién nacido con todos los nutrientes necesarios para su desarrollo. La leche materna es por excelencia el alimento más completo porque asegura un óptimo desarrollo psicológico, nutricional e inmunológico al bebé; no existe comparación alguna en el universo sobre esta práctica de amor y protección nutricional, esta experiencia es transcendental para la vida del niño y los beneficios son invaluables para el binomio madre-hijo, pero la mayor ganancia se la lleva el recién nacido.

No es una moda, es un acto de voluntad hacia su hijo con el afán de proporcionar la mejor vacuna, que lo protege para disminuir su vulnerabilidad contra algunas enfermedades, un acto de amor que los profesionales de la salud tenemos una gran responsabilidad para que se materialice, promoviendo y fomentando actitudes positivas, educando en el período prenatal y posnatal, para que la madre conozca que la lactancia materna inicia seguidamente tras el nacimiento del niño; a este momento se nombra apego precoz, consiste en colocar al niño inmediatamente que nace en el pecho de su madre, así le da su primera alimentación y establecen contacto físico y un vínculo único entre ambos.

Es importante hacer lo posible porque en los primeros seis meses de vida el recién nacido reciba lactancia materna exclusiva, en este período el niño no debe ingerir otro tipo de alimentos pues basta con la leche materna, que contiene todos los nutrientes; pueden presentarse algunas dificultades que con apoyo de la familia y educación del personal de salud se pueden superar. Entre los problemas más comunes están la falta de conocimiento en relación a cuál es la mejor posición para amamantar, la falta de apoyo (familia, pareja), el uso de biberones y leche artificial, el creer que unos pechos pequeños no producirán suficiente leche, el dolor en los pezones los primeros días del amamantamiento; algunas madres ante estas circunstancias suelen darse por vencido y abandonar la lactancia materna, la única causa por la cual la madre no puede amamantar es que esté contraindicada médicamente.

Al regresar a trabajar después del parto, la madre puede continuar lactando, de esta forma el bebé seguirá recibiendo los beneficios de la leche materna y se enfermará menos, o si se enferma, se recuperara más pronto. Hay que concientizar a las autoridades de las empresas de que al amamantar, es probable que el bebé se enferme menos y la madre no falte al trabajo. Señor empresario, ¿quiere darle un rostro humano a su empresa? Apoye la lactancia materna de las madres trabajadoras y la niñez de Honduras se lo agradecerá siempre.

El lema central de la semana mundial de la lactancia materna que se celebró del 1 al 7 de agosto fue “Lactancia materna, clave para el desarrollo sostenible”. La lactancia materna está vinculada con la nutrición y la seguridad alimentaria; la salud con el desarrollo y la supervivencia infantil. La leche materna es un alimento natural, ambientalmente segura y no produce desechos; gran cantidad de agua se gasta para preparar las fórmulas; igual de leña, electricidad y gas para hervir biberones.

El Hospital Escuela Universitario cuenta con un programa de lactancia materna que es líder en este proceso, aquí muchos hondureños se han favorecido con la asistencia prestada; porque ayudaron y enseñaron a sus madres a superar las barreras que les dificultaban practicarla exitosamente, igual esta prestigiosa y primera institución de salud en Honduras se prepara para certificarse en la iniciativa Hospital Amigo de los Niños y las Niñas (IHAN), iniciativa que busca promover la lactancia materna exitosa, para reducir las enfermedades digestivas, respiratorias y prevenir las alergias durante el primer año de vida. Esta iniciativa fue lanzada en 1991 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Todos y todas somos responsables de promover y apoyar la lactancia materna exitosa para contribuir al desarrollo sostenible de Honduras, por la no violencia y la paz en Honduras.

*Enfermera docente