San Pedro Sula, Honduras.

Hoy conoceremos sobre la importancia de brindarle a todo recién nacido, la lactancia materna. A parte de ser el alimento que le proporciona a su bebé, le permitirá tener un vínculo emocional con su hijo.

Los alumnos de “Juventud en Acción”, dirigidos por Manuel Orellana, psicólogo, sexólogo y terapeuta de pareja del Hospital Bendaña, nos detallan los beneficios que proporciona la lactancia tanto para la madre como para el bebé. Además, tips de cómo debe acomodar al recién nacido a la hora de amamantarlo y la adecuada limpieza que deben tener los pezones a la hora de alimentar al bebé.

Beneficios para el bebé

Un tema muy importante en la lactancia es hablar del calostro, la leche materna que se desarrolla inmediatamente después del parto. Es llamada comúnmente como “leche mala”, pero no lo es. Muchas abuelas les dicen a sus hijas que el calostro tiene que botarla porque es “mala” para el bebé, pero es totalmente erróneo, ya que esta es la primer leche que el bebé debe consumir porque contiene todos los micronutrientes que necesita.

También en esta leche se encuentra un purgante natural ideal para el estómago del bebé. A su vez, le permitirá no le entren fiebres fácilmente y también va a protegerlos de varias enfermedades como una pequeña tos, evitar los cólicos y estreñimientos.

Beneficios para la madre

Al estar dando de amamantar, no le entran fácilmente las fiebres, la hemorragia es menor, la matriz le vuelve a su tamaño normal muy rápidamente y le ayuda a no ser una víctima del cáncer de mama.

¿Cómo acomodar al bebé para amamantarlo

La madre siempre debe colocar su mano haciendo una forma de C, luego agarrar su pecho a manera de sostenerlo para lograr con esto sujetar al bebé a manera de que su pezón quede justamente con la boca, procurando de que la areola (parte oscura del pezón ) pueda quedar justamente en la barbilla del bebé para que este tenga una mejor facilidad de poder succionar.

Debe quedar siempre la nariz del bebé al aire libre. Y la mejor posición para que las madres puedan estar dando de mamar, puede ser sentada siempre con un respaldar de la parte de atrás para lograr una mejor comodidad.

Y cuando las madres son de pechos grandes o con partos con cesárea, se debe colocar al bebé en la posición de sandía, es decir, de lado opuesto al anterior. Siempre con la mejor comodidad posible tanto para la madre como para el bebé.

Recuerde que el brindarle leche materna al bebé, no solo le está dando el alimento diario que él necesita, sino que crea un vínculo materno entre la madre y el bebé. Con esto contribuye a que el menor tenga una seguridad y confianza.

Limpieza de pechos

A la hora de amamantar, es importante que las madres tengan limpios sus pezones. ¿Cómo limpiarlos? Debe frotar sus pechos de manera suave utilizando gasas remojadas con agua tibia, retirando siempre el jabón para que no queden residuos. Mira el video.