La Clínica Santa Sofía se une a la divulgación de la celebración del 25º aniversario del Mes de la Lactancia Materna (SMLM) que busca promover acciones conjuntas, en la búsqueda de mayores resultados sostenibles gracias a la suma de los esfuerzos individuales.

“Construyendo Alianzas para Proteger la Lactancia Materna: Por el Bien Común, sin Conflictos de Interés” fue el tema escogido en el 2017, con el objetivo de unificar el apoyo de los distintos sectores de la sociedad para proteger, promover y apoyar la lactancia materna; construir alianzas sin conflictos de interés para fortalecer las políticas y programas de lactancia materna y alimentación infantil. Y finalmente, movilizar y desarrollar acciones para la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna y de prácticas apropiadas de alimentación infantil, según lo expresa la Red Internacional de Grupos de Acción pro Alimentación Infantil (IBFAN).

Este año la iniciativa mundial se enfocó en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), trabajando específicamente en cuatro áreas temáticas relacionadas con la lactancia materna, las cuales son: productividad y empleo femenino, medio ambiente y cambio climático; supervivencia, salud y bienestar y nutrición; seguridad alimentaria y disminución de la pobreza.

La desnutrición, incluida la lactancia materna insuficiente, subyace en el 45% de todas las muertes anuales de niños y niñas menores de 5 años. No amamantar se asocia con pérdidas económicas de alrededor de U$302 billones al año, 0,49 % del ingreso nacional bruto en todo el mundo, según lo indica la organización que organiza esta semana mundial (la World Breastfeeding Week).

La Lactancia Materna es responsabilidad de todos

La IBFAN destaca la importancia de que las instituciones y las personas comprendan que la lactancia materna es responsabilidad de toda la sociedad, no solo de la madre. De esa manera, reafirma que deben abrirse oportunidades reales para que todas las mujeres puedan amamantar. “Esto requiere que los distintos sectores asuman sus responsabilidades: los gobiernos, sistemas de salud, empresas, familias y comunidades. Por ello, es tan importante avanzar en el esfuerzo colectivo que facilite la lactancia materna, como uno de los medios más eficaces y menos costosos para asegurar que madres y sus niños pequeños alcancen el mayor nivel de salud posible”.

Otro aspecto en el cual se debe trabajar, según la IBFAN es en la eliminación de las barreras que enfrentan las madres, pues se requiere la comprensión general de la lactancia materna y el trabajo conjunto hacia culturas de protección y apoyo donde amamantar sea norma. “Debemos conjugar esfuerzos para proteger los derechos de las madres a amamantar y los derechos de los niños y niñas a recibir lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida y alimentación complementaria adecuada mientras se continúa la lactancia materna durante 2 años o más”.

Roles compartidos

Las instituciones de salud y su personal necesitan desarrollar políticas, programas, protocolos y rutinas que garanticen la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna y protejan la salud pública sobre cualquier interés privado o particular. A juicio de la IBFAN, deben brindar información veraz que ayude a las madres a tomar decisiones informadas sobre la alimentación de sus hijos e hijas y deben ofrecer consejería profesional oportuna.

Por otra parte, la campaña de la IBFAN 2017 destaca que el apoyo a la lactancia materna y a la alimentación complementaria adecuada son cruciales. “La evidencia indica que los grupos de apoyo a la madre mejoran las prácticas de alimentación infantil y ayudan a su sostenibilidad. Este es un claro ejemplo de cómo distintos sectores convergen para lograr un éxito sostenible. Es clave involucrar a la comunidad y que los gobiernos e instituciones locales promuevan los grupos de apoyo”. También es importante que se logre respetar el derecho de las madres a amamantar cuándo quieran, cómo quieran y dónde quieran.

El apoyo de la pareja, la familia y las amistades juega un rol fundamental en el éxito de la lactancia materna. “Cuando una madre se siente apoyada es más probable que se sienta segura de sí misma y decidida a amamantar”. La campaña destaca que el apoyo puede ser práctico, permitiéndole por ejemplo, desprenderse de las labores domésticas y del cuido de los otros niños o adultos mayores. El respaldo también puede ser emocional, a través de la empatía y la comprensión, ofreciendo información correcta, buscando soluciones a los problemas, angustias o miedos que se presentan con el bebé al momento de amamantar. Afirman que es infinita la lista de pequeñas y grandes acciones que realmente apoyen a la madre.

Por su parte, lejos del interés comercial,  la IBFAN hace hincapié en el rol de las corporaciones de alimentos infantiles y su cumplimiento de las legislaciones y estándares de comercialización y mercadeo. Esto como medida de protección de la credibilidad, la confianza de las madres y la integridad de las instituciones y personas que trabajan por la salud y la lactancia materna.