La Red de Enfermería por la Prevención destacó la importancia del amamantamiento natural como método para evitar enfermedades respiratorias en bebés. Desde esta ONG, aseguran que la leche humana contiene propiedades inmunológicas que ayudan a reducir el riesgo de enfermar y sufrir complicaciones por Virus Sincicial Respiratorio (VSR), principal agente de contagio en menores de dos años.

   Además de ser un alimento insustituible para el crecimiento sano del bebé, la leche materna posee propiedades que ayudan a que los recién nacidos se enfermen con menor frecuencia que aquellos que no son amamantados; lo que radica, además, en un número menor de ingresos hospitalarios durante el primer año de vida.

   En niños nacidos en condiciones de alto riesgo (por parto prematuro, con cardiopatías congénitas o problemas pulmonares serios) está comprobado, también, que la lactancia materna les posibilita salir con mayor facilidad de su estado crítico, superar la inmadurez general con la que nacieron y crecer en buenas condiciones. De todas maneras, se recomienda igualmente seguir otras medidas para la prevención de infecciones respiratorias: la inmunización pasiva, evitar el humo, mantener perfecta higiene, ventilar los espacios cerrados, incorporar el lavado de manos sistemático antes de tocar al bebé y tener al día el calendario de vacunación.

   La lactancia natural es uno de los consejos que la Red de Enfermería por la Prevención ofrece dentro de su programa de educación para padres, iniciativa en la que se difunden las medidas especiales necesarias para evitar el contagio de las infecciones respiratorias en niños.

   También se da a conocer, entre las familias, que la leche humana tiene los nutrientes especialmente adaptados a las necesidades del bebé y fortalece el vínculo entre la mamá y su recién nacido a través del contacto piel a piel, entre otros beneficios biológicos y cognitivos.

   Desde la ONG organizan espacios educativos específicos sobre la lactancia y sus beneficios, al tiempo que ayudan a las madres a alcanzar una lactancia exitosa y las instruyen acerca de la correcta extracción y conservación de la leche para los niños impedidos de amamantar por su condición clínica.

   La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, para luego complementarla con alimentos sólidos, al menos, hasta los dos años.

La ONG

La Red de Enfermería por la Prevención (www.enfermeriaporlaprevencion.org) es una ONG que lleva adelante un programa educativo para la prevención de las infecciones respiratorias agudas bajas en la infancia. Sus miembros ofrecen talleres gratuitos para padres, con la meta de evitar el contagio de estas patologías, principal causa de internación en menores de dos años.