Por: Jeanette Canino, Directora de WIC

La moda va y viene con los años, cambia de época en época y trasciende de generación en generación.

Sin embargo, hay cosas que siempre están In y una de ellas es la lactancia.

La lactancia materna significa mucho más que alimentar al bebé con leche del seno de su madre.

Cuando una madre amamanta a su bebé, además de alimentarlo, crea un apego especial que no puede ser sustituido por nada, por eso la importancia de conocer las bondades de este importante gesto de amor.

Amamantar es sinónimo de nutrición, salud, amor y protección para el infante. 

Estudios demuestran que la leche del seno materno contiene todas las propiedades que necesita un infante para su pleno desarrollo. 

Son esas mismas propiedades las que los protegen al tener menos riesgo de manifestar infecciones respiratorias y de oído, problemas gastrointestinales, diabetes tipo 2 y el síndrome de muerte súbita.

También estudios realizados para investigar la asociación entre el amamantamiento y la reducción en el riesgo de desarrollar sobrepeso, informan que en los infantes lactados se reduce el riesgo de desarrollar sobrepeso al compararlos con aquellos que nunca fueron amamantados. 

Por otro lado, los beneficios a la madre incluyen la protección y disminución en el riesgo de desarrollar cáncer de mama y ovario, así como diabetes tipo 2.

En el Programa WIC promovemos la lactancia materna, desde el embarazo, mediante el apoyo y la educación porque estamos seguros que es el mejor alimento que puede recibir un infante desde el primer día de nacido.

Estamos conscientes que el amamantamiento es un proceso de entrega y expresión de amor por lo que la madre necesita del apoyo de todos en la familia y en su entorno comunitario. 

Como programa de Salud Pública, WIC tiene varias estrategias dirigidas a promocionar y apoyar la lactancia entre nuestras madres embarazadas, posparto y lactantes. 

Una de ella es el Programa de Consejeras Pares en Lactancia compuesto por madres lactantes adiestradas que ofrecen apoyo a otras madres, desarrollando en ellas confianza y un canal de comunicación por el cual reciben respuesta a sus preguntas e información necesaria y práctica para continuar amamantando.

En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, felicito a esas madres que han decidido alimentar a sus bebés con el pecho demostrando que amamantar es un acto de amor. 

A todas las embarazadas, las exhortamos a que se orienten, busquen apoyo y se den la oportunidad de brindar a sus bebés, nutrición, salud y felicidad a través de la lactancia. 

Es responsabilidad de todos promover espacios que promuevan y faciliten la lactancia materna.

Todos, familiares, amigos, agencias gubernamentales y privadas podemos aportar para que la lactancia nunca pase de moda.