De acuerdo al Ministerio de Salud Pública (MSP), en los últimos 10 años se redujo el número de madres que dan el seno a sus bebés y optan por alimentarlos a través de leche de fórmula.

Esta situación se origina, en su mayoría, porque las madres -al insertarse en el campo laboral- no tienen tiempo de alimentarlos a través del seno materno.

En muchos de los casos es porque la madre no tiene las facilidades en su trabajo. Ya sea por falta de tiempo o porque no tienen espacio adecuado, la lactancia se redujo con el pasar de los años.

Gabriela Villalba Andrade, médica ocupacional de Oriente Seguros, indicó que en la empresa se creó un espacio para que las lactantes puedan extraer el contenido de sus senos y así alimentar a sus hijos.

La especialista indicó que en muchos sitios laborales se ponen barreras para que la madre saque la leche durante la jornada laboral.

Sin embargo, reiteró que esa medida no es conveniente para la madre y advirtió que la lactancia exclusiva (solo el seno en los primeros 6 meses de vida) es beneficiosa para el hijo. De ahí la importancia de que en las oficinas y lugares de trabajo se permita a las mujeres extraer la leche.

“Si las mujeres tienen facilidades para amamantar a sus hijos, ellas alcanzan una tranquilidad tanto en el área laboral, como familiar”, añadió Pablo Terán, coordinador de recursos humanos de la empresa.

Gabriela Villavicencio (33 años) es una de las usuarias de la unidad para ellas. Ella se saca dos veces al día la leche, empleando una bomba manual.

La usuaria aseguró que tiene bastante líquido e incluso tuvo un banco de leche en su casa, en donde almacenaba las reservas por orden de fecha.

“En otros tiempos, las mujeres se escondían para sacarse la leche, porque era una especie de tabú y los jefes decían que es una pérdida de tiempo. Pero ahora nos dan un espacio para esta actividad por el bien de nuestros hijos”, refirió la mujer, quien también es primeriza.

La lactancia permite un desarrollo integral en la criatura

Villalba recordó a las mujeres, especialmente a las primerizas, que “la leche materna satisface las necesidades nutricionales para que el niño se desarrolle sano y fuerte”.

La experta reiteró que este alimento tiene los nutrientes y las vitaminas que requiere el recién nacido para su completo desarrollo, algo que no alcanzan las leches de fórmula.

La doctora reiteró que la leche tiene que proporcionarse, al menos durante los primeros 6 meses de vida y, a partir de esa edad, complementar su dieta con otros alimentos como frutas y verduras.

Villalba añadió que lactar no es razón para que los senos pierdan su forma. Al contrario, indicó que esta práctica favorece a la salud, ya que ayuda que se contraiga mejor el útero luego de dar a luz e incluso pierden más rápido su peso

Esa es la experiencia de Diana Acosta, madre primeriza, quien también ocupa esta área. La mujer de 28 años asegura que luego de dar el seno a su hija perdió alrededor de 11 kilos. “Al principio fue un poco doloroso dar el seno a mi hija, pero luego me di cuenta de que lo hermoso que es ver feliz a mi niña”. (I)