[email protected]

Expertos en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instaron a los países a esforzarse para apoyar y proteger la lactancia materna como un asunto de derechos humanos, poniendo fin a la comercialización inadecuada de sustitutos de la leche materna y otros alimentos promovidos para la alimentación de lactantes y niños pequeños.

A pesar de la evidencia sobre los beneficios de la lactancia materna, sólo uno de cada tres menores de seis meses en el mundo reciben este alimento de forma exclusiva, mientras que en México la cifra es de uno de cada siete, según la Encuesta Nacional de Salud 2012.

El panorama muestra un descenso en zonas rurales, ya que cayeron a la mitad las cifras de lactancia materna exclusiva en un sexenio.

De acuerdo con el Comité-Técnico Ciudadano de Amamantamiento, esta solicitud internacional por parte de la ONU puede implicar para México cuatro situaciones: visibilizar el amamantamiento como un asunto público; establecer el total de condiciones necesarias para hacer posible este derecho; transparentar el proceso de garantía, protección e interpretación jurídica del mismo, y, por último, evidenciar las medidas extraordinarias de protección a la salud infantil.

El comité afirmó que resulta insuficiente sólo enunciar este derecho, ya que ninguna modificación de un texto legal puede reparar por completo una realidad social. Detalló que se requiere de una política pública con base en derechos y sin conflicto de interés, que vincule los derechos infantiles con el derecho a la vida, al libre desarrollo, a la salud, a la alimentación y a la no discriminación.

Existen diferencias en el crecimiento, la salud y el desarrollo de quienes recibieron lactancia materna adecuada y quienes, por lo que la Alianza por la Salud Alimentaria y el Comité-Técnico Ciudadano de Amamantamiento llaman a garantizar este derecho.