La mayoría de los trastornos gastrointestinales funcionales en lactantes no tienen una causa orgánica y la tendencia certera es a la desaparición con el desarrollo de los pequeños.
Así lo afirmaron los doctores Robert Murray, profesor de pediatría y nutrición de The Ohio State University; y Marc A. Benninga, profesor de pediatría y gastroenterólogo de the University of Amsterdam’s Faculty, quienes participaron en la segunda cumbre Mundial Pediátrica de Abbott, con sede en Punta Cana, República Dominicana.
Murray dijo que en todos los países del mundo existe una gran preocupación por el problema nutricional y la calidad de los alimentos que consumen los bebés.
La pregunta es cómo alimentar adecuadamente a un niño, de forma que no tenga carencias nutricionales, se preguntó el experto de fama mundial.
De su lado, el profesor Benninga, de Holanda, aseguró que desde el primer día de nacimiento hasta el sexto mes debe haber lactancia exclusiva. “Si las mujeres no desean o no pueden dar lactancia exclusiva, la siguiente mejor opción es una forma complementaria a la lactancia”.
Insistió en que la lactancia materna es el alimento perfecto para el bebé, aunque cree que ha habido un avance importante en las fórmulas que tiene la industria.
La lactancia exclusiva, indicó, no implica detenerla a los seis meses, conviene seguirla aunque se incluyan otros alimentos.
“La lactancia materna va más allá de la nutrición, ella da señales al cuerpo, al metabolismo, al cerebro, a todo al sistema inmune y es por eso que se recomienda”, dijo Murray.
Las fórmulas se introducen cuando ya existe una base sólida de nutrición y el pequeño llegará saludable a sus dos años de edad.

Intolerancia. Ambos pediatras dijeron que más o menos el 70% de la población mundial infantil no tiene lactasa, la enzima que descompone la leche, por lo que no es poco común que la lactosa haga daño a muchas personas.
“En ese caso lo que se hace es disminuir la cantidad de lactosa en la alimentación”, asegura Benninga.
“A muchos niños que tienen estreñimiento, regresan la comida o vomitan se les disminuye la lactosa”.
Los alergólogos pediatras recomiendan introducir temprano huevos, lácteos, carnes y mantequilla de almendra. Recomiendan que la madre los consuma en el embarazo.