17/1/2017

Existen algunos mitos alrededor de la lactancia materna que son equivocados. Aquí te mostramos los más importantes:

-Si tengo pechos pequeños, no podré dar de lactar. El tamaño de los senos no tiene relación con la capacidad de producir leche. La cantidad depende de la succión del bebé: mientras más se haga, más leche habrá.

- Debo darle la leche en horarios determinados. La leche materna debe darse cada vez que el bebé lo requiera. No existen horarios exclusivos para dar de lactar al pequeño. La leche materna es el alimento ideal para el bebé porque permite la absorción de nutrientes y su digestión resulta muy buena para el niño.

-  Mi leche estará fría porque tomo bebidas heladas. Si hay costumbre de tomar bebidas heladas o comer helados en la temporada de verano, eso no alterará la temperatura de la leche materna. Mantendrá una temperatura ideal para que sea consumida por el bebé y no le caiga mal.

-  Mi leche se corta porque tomo medicinas. La mayoría de medicamentos no interfieren con la producción de la leche materna, es decir, que se podría continuar dando de lactar. Sin embargo, los componentes se transmiten en mínimas cantidades. De todas maneras, sería recomendable consultar con el médico, pues él es el único que sabe qué componentes químicos no afectarán al bebé.