La lactancia materna es la mejor opción de alimentación que una madre puede brindar a su hijo, no solo por los componentes que contiene la leche materna, como: carbohidratos, proteínas, grasas, minerales, vitaminas y agua, necesarios para el desarrollo, el crecimiento, la salud óptima del bebé y para protegerlo en el corto plazo contra infecciones y alergias; y en el largo plazo, ayudar a disminuir el riesgo de que  presente  enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, entre otras; sino también por el vínculo afectivo que se produce entre el recién nacido y la madre al momento de amamantarlo, lo que convierte esta experiencia en única e inolvidable.

Hay muchas creencias que se han pasado de generación en generación, y que hoy en día pueden confundir a las mamás. Por ello, Danone Nutricia Early Life Nutrition, te apoya con cierta información acerca de algunos de los mitos en torno a la lactancia materna:

1/ La madre que amamanta debe llevar una alimentación correcta y restringir ciertos alimentos. VERDADERO

Una alimentación correcta durante la lactancia siempre será lo mejor para ti y para tu bebé, ya que mientras des pecho, tu bebé recibirá todos los nutrimentos a partir de la leche que produces. Por esto, contemplar una alimentación completa, equilibrada, inocua, suficiente, variada y adecuada  que te brinde la energía y los nutrimentos que necesitas durante la lactancia materna, es muy importante.

Por ejemplo, los alimentos que aportan carbohidratos como el pan integral, los cereales, la pasta y la papa proveen energía de larga duración y deben ser incluidos en tu alimentación diaria; las frutas y las verduras les aportan a ambos principalmente vitaminas, minerales y fibra, que son esenciales; y los alimentos ricos en calcio como la leche semidescremada, el queso y el yoghurt también son clave en la alimentación.

En cambio, el alcohol y la cafeína se recomienda evitarlos durante la lactancia materna por los efectos que éstos pueden tener en el bebé al recibirlos a través de la leche materna. Asimismo, alimentos muy condimentados o picantes pueden provocar molestias estomacales al bebé, por lo que se recomienda evitarlos durante  la lactancia.

2/ La madre tiene que consumir ciertos alimentos para producir leche. FALSO

La producción de leche se da por la succión del bebé, la posición correcta, el descanso y la buena alimentación de la madre. Poner al pecho a tu bebé cada vez que el bebé lo pida y se encuentre bien despierto, sin horarios,  así como la colocación adecuada del bebé en el pecho, evitará dolor y el bebé obtendrá la cantidad de leche suficiente, logrando así una lactancia exitosa.

La madre  que lacta necesita tomar más agua, la sed te podrá indicar cuánto necesitas beber, así que bebe agua siempre que tu cuerpo te lo pida.  Es recomendable  beber al menos dos litros de agua natural al día. Si tu orina tiene un aspecto oscuro o huele más fuerte de lo normal puede ser señal de que no estás bebiendo suficiente agua.

3/ El bebé no se llena con la leche materna. FALSO

Sobre todo cuando eres madre primeriza, es normal sentir cierta preocupación si el bebé no come tanto como esperabas, si llora antes o después de darle pecho, o si lo rechaza. Generalmente, se tratan de problemas relacionados con la inmadurez o desarrollo del aparato digestivo del recién nacido. Saber identificarlos te ayudará a poder remediarlo rápidamente.

Qué hacer si:

·         El bebé llora antes de darle pecho: seguramente tiene hambre, en cuanto coma se le pasará.

·         Llora después de darle pecho: es probable que tenga un cólico o gases. Ayúdale a expulsar el aire después de cada toma y antes de acostarlo.

·         Llora entre 2 y 3 horas de forma desconsolada, se pone rojo, aprieta los puños y sube las piernas. Seguramente padece cólicos del lactante, algo muy común entre los bebés de 3-4 meses. Existen algunos trucos como masajearle la espalda, mecerlo o acostarlo en un lugar tranquilo sin luz ni ruidos.

Para garantizar que tu bebé come lo suficiente, te recomendamos que al menos lo alimentes entre 8 y 12 veces en 24 horas, que percibas un ritmo constante de succión, que escuches que tu bebé trague la leche, que  tanto tu posición como la de él les sea cómoda a ambos. Recuerda que la lactancia materna es a libre demanda, día y noche cada vez que el bebé quiera y es el alimento ideal para cubrir sus requerimientos nutrimentales.

4/ Voy a regresar a trabajar, y la leche no se puede refrigerar. FALSO

De acuerdo a la UNICEF, la Leche materna se puede guardar en el refrigerador hasta por 12 horas por lo que podrás extraerla y almacenarla para que  puedan alimentar a tu bebé mientras estás fuera de casa.

Antes de empezar la extracción de la leche materna e independientemente del método que utilices, ya sea extracción manual, sacaleches manual o sacaleches eléctrico,  asegúrate de que tienes las manos limpias y que todos los biberones, recipientes y piezas del sacaleches están lavados y esterilizados.

Asegúrate de etiquetar todo con la fecha de extracción y el volumen de leche que contiene.

Como podrás ver, amamantar a tu bebé es mucho menos complicado de lo que parece y tiene muchos beneficios para los dos.  Podrás encontrar más consejos sobre lactancia materna en www.aptaclub.com.mx y en www.1000dias.com.mx/lactancia_materna/

Imprimir