NUEVA YORK – El alcalde Bill de Blasio firmó este jueves una nueva ley que le exigirá al Departamento de Salud e Higiene Mental, a la Administración de Servicios Infantiles  y al Departamento de Servicios Sociales a tener salas de lactancia en sus oficinas públicas.

Esta ley asegurará que las madres tengan un lugar privado y de fácil acceso donde puedan extraerse leche o alimentar a sus bebés con comodidad.

“Esta ley cumple con dos funciones principales: proteger los derechos de las madres y resguardar la salud de los niños”, dijo Corey Johnson, miembro del Concejo y directivo del Comité de Salud. “Cuando las madres se sienten incómodas al practicar la lactancia, se crean serios problemas para ellas y para sus hijos.”

La Ciudad de Nueva York es una de las primeras en implementar este tipo de servicio para quienes visiten instalaciones de la ciudad. Además, esta nueva regulación no interferirá con el derecho, ya protegido, de dar pecho en cualquier lugar público.

“Con la firma de esta ley damos un paso enorme para las madres y los bebés de la Gran Manzana”, dijo la primera dama Chirlane McCray, miembro honorífico de la Comisión por la Igualdad de Género. “Yo personalmente entiendo lo que es ser una madre trabajadora en búsqueda de una oficina vacía por suficiente tiempo para extraerme leche. Ninguna madre debería pasar por esa indignidad o inconveniencia para alimentar a su bebé”.

Las áreas creadas bajo este proyecto no pueden ser baños. En vez, deben ser lugares separados y privados, con puertos eléctricos, sillas y acceso cercano a agua corriente.

Los cuartos para lactancia estarán disponibles en centros del Departamento de Salud, oficinas públicas de la ciudad, algunos centros infantiles, centros de trabajo y centros dirigidos por el Departamento de Servicios Sociales.

Esta ley también le exige al Departamento de Educación a entregar un reporte anual que resuma las políticas para brindar salas de lactancia a los estudiantes y a sus padres en escuelas públicas.

Comentarios