El reconocimiento es otorgado por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF

 

CRISELDA FARÍAS
INFONOR/EL TIEMPO

La Clínica 7 del IMSS está en proceso de certificarse como “Hospital Amigo del Niño y la Niña” en la directriz de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF, donde la lactancia materna es una norma al constituir la alimentación más completa para el infante, indicó Juan Antonio Hernández Jiménez, jefe de Pediatría del hospital.

A partir de 1991, dichos organismos internacionales establecieron la iniciativa de dar al bebé el mejor alimento a través de la atención a la salud donde la lactancia materna es la norma para su alimentación, destacó el médico.

“Recordemos que un niño alimentado del seno materno,  es un niño bien nutrido física y emocionalmente y un coeficiente intelectual mayor, es decir, está menos expuesto a infecciones intestinales, respiratorias, porque su mamá le está transmitiendo su experiencia inmunológica, anticuerpos, es su primer vacuna que debe recibir, ahí lo estás vacunando contra una serie de infecciones en forma biológica, naturalita”, expresó.

Derivado de ello, la clínica ha avanzado en los pasos para instituir la lactancia materna, con capacitación al personal, recomendación a las mujeres desde el embarazo, una política de alojamiento conjunto y sólo entrega de fórmulas lácteas por prescripción médica, por prematurez o  inmaduros,  bajo peso y algunas enfermedades metabólicas.

Por lo que, atendiendo las indicaciones de la OMS y UNICEF, las instituciones como IMSS e ISSSTE han dejado de proporcionar fórmulas lácteas a las mujeres, cuando antes se les daban dos botes de leche al mes.

El jefe de Pediatría insistió en que sólo en situaciones especiales por motivo del niño o la mamá se hace la evaluación e indicación de dar leche de fórmula y el IMSS tiene el recurso suficiente para proporcionarla, pero se trata de un porcentaje mínimo.

Es así que la institución cumple con 10 pasos para la certificación: contar con una política por escrito sobre la lactancia; capacitar al personal de salud; informar a las mujeres embarazadas sobre los beneficios de la leche materna; ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora después del parto.

Adiestrar a las madres cómo amamantar y mantener la lactancia aún en caso de separación; no  dar al recién nacido alimento o líquido que no sea la leche materna a no ser que sea medicamento indicado.

Práctica del alojamiento conjunto, es decir, permitir a las madres y sus bebés permanezcan juntos las 24 horas del día; lactancia materna a libre demanda del bebé; no dar biberones, chupones de distracción; formar grupos de apoyo a la lactancia materna para motivación grupacional.

10 pasos para la certificación:

1.- Contar con una política por escrito sobre la lactancia;
2.- Capacitar al personal de salud;
3.- Informar a las mujeres embarazadas sobre los beneficios de la leche materna;
4.- Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora después del parto;
5.- Adiestrar a las madres cómo amamantar y mantener la lactancia aún en caso de separación;
6.- No  dar al recién nacido alimento o líquido que no sea la leche materna a no ser que sea medicamento indicado;
7.- Práctica del alojamiento conjunto, es decir, permitir a las madres y sus bebés permanezcan juntos las 24 horas del día;
8.- Lactancia materna a libre demanda del bebé;
9.- No dar biberones, chupones de distracción;
10.- Formar grupos de apoyo a la lactancia materna para motivación grupacional.