¿Por qué debe haber espacios de lactancia en tu empresa?

¿Por qué debe haber espacios de lactancia en tu empresa?

Solamente una de cada diez madres mexicanas amamanta a su bebé de manera exclusiva durante los primeros seis meses. Las causas son múltiples y entre ellas destacan la falta de información, de apoyo social y de “espacios adecuados en oficinas para que las madres puedan extraerse la leche y la conserven”, según lo expone el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)

Claudia Sierra, consultora internacional certificada de lactancia materna del IBCLC (por sus siglas en inglés), comenta a El Contribuyente que la falta de extracción de leche puede ocasionar mastitis a corto plazo; sin embargo, también existen patologías a largo plazo. No lactar aumenta la probabilidad de sufrir cáncer de mama y de ovario para la madre y de padecer asma, bronquitis, leucemia, diabetes, obesidad, así como otras enfermedades crónico degenerativas, para el infante.

La ausencia de lactancia es un problema que debe tratarse desde la formación académica de médicos y enfermeras, dice la bióloga; no obstante, capacitar a los directivos y gerentes con el fin de crear un compromiso con la lactancia dentro de sus empresas, también puede marcar una diferencia. Es allí donde entras tú.

Además de los beneficios para la mamá y el bebé, existen ventajas para las instituciones y, de acuerdo con la guía de lactancia materna, elaborada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se pueden clasificar en tres:

1. Mayor constancia. Las mamás y los bebés enferman hasta 3 veces menos durante el primer año, en relación a los padecimientos anteriormente mencionados; lo cual evita la rotación de personal capacitado, el ausentismo y los gastos médicos.

2. Mejor desempeño. Las madres trabajadoras aprecian altamente las prestaciones que les permiten cuidar de sus pequeños porque les da tranquilidad y les ayuda a equilibrar diferentes responsabilidades; esto se traduce en un buen estado anímico, concentración, disposición, rendimiento, compromiso y fidelidad empresarial.

3. Buena reputación. Tus clientes lo sabrán; tu empresa se posicionará como socialmente responsable (ESR) y tus acciones serán un diferenciador positivo que los atraerá a tu marca.

El retorno de la inversión en lactarios está estimado al triple y, para implementarlo, sólo necesitas considerar el número de mujeres en edad reproductiva para designar una habitación conveniente en relación a la demanda.

La especialista, Claudia Sierra, señala que no debes apegarte a lineamientos muy específicos, como si se tratara de una sala quirúrgica; simplemente debe ser un espacio higiénico y discreto que cuente con:

- Luz eléctrica

- Sillas o sillones

- Lavamanos o gel antibacterial

- Refrigerador exclusivo para el manejo de la leche

- Extractor eléctrico doble

 

Sierra también apunta que si manejas una fábrica o tienes pocas empleadas que requieran el espacio, se puede designar un pequeño sitio hecho de mampostería y que, una vez instalado el lactario, éste no sea subutilizado.

En caso de que las instalaciones o las condiciones empresariales no te permitan hacer esta inversión, también puedes llegar a un acuerdo con tus empleadas, donde se reduzca “en una hora su jornada de trabajo durante el período señalado [seis meses]”, tal como lo estipula la Ley Federal del Trabajo, artículo 170, fracción IV.

Recuerda: no veas la lactancia como una pérdida de dinero o de tiempo, sino como una inversión que te ayudará a retener a tu talento y a mejorar la imagen de tu empresa.

Suscríbete al newsletter aquí.

Visita nuestro canal de YouTube.