Hasta la fecha, amamantar en público es un acto que sigue siendo atacado en la sociedad, porque, supuestamente, se presta al morbo. Lo que mucha gente no entiende, es que un bebé necesita ser alimentado y muchas veces no hay un lugar íntimo y accesible para hacerlo.

 

No obstante, son muchas las mamás que luchan contra los prejuicios de esta gente, y que su bebé esté bien alimentado tiene mucho más peso que cualquier argumento y optan por la lactancia materna en lugares públicos. Y no sólo eso: este acto también tiene una causa social importante, la cual te explicamos a continuación:

 

1. Un bebé tiene derecho a ser alimentado cuando lo necesita: especialmente si está llevando lactancia materna exclusiva. Tiene todo el derecho a recibirla, especialmente en los primeros 6 meses de vida, lo cual le traerá grandes beneficios para su salud, crecimiento y desarrollo.

 

2. Es una forma en que los niños conocen qué es la lactancia: la lactancia materna en público es la mejor opción para que los niños aprendan y reconozcan que se trata de un acto natural, lleno de amor y un vínculo único de la mamá y el bebé.

 

3. La sociedad aprende el valioso significado de los pechos: es verdad que los pechos son un atractivo femenino y muchas mujeres gustan lucirlos con lindos escotes o top less. Pero también hay que reconocer que tienen una función biológica y esta debe verse de forma natural. ¡No sólo son para presumirse!

 

4. Las mujeres que amamantan enseñan a otras a hacerlo: no solo es quitarse el sesgo social sobre sentirse atacadas por lactar a sus bebés en público: también las mamás primerizas pueden tomar ejemplo de otras sobre cuáles son las posiciones correctas para amamantar, y también saber de técnica para hacerlo de forma cómoda y saludable.

 

¿Qué te parece? ¿Optarías por la lactancia en público?

 

TE RECOMENDAMOS: Lactancia materna: el reto que cada mujer se enfrenta al ser madre