1. Mi hijo aumenta poco de peso: si bien cada bebé es diferente, es cierto que después del nacimiento debe ir aumentando de peso progresivamente. Si sucede lo contrario, se debe acudir al pediatra inmediatamente porque es señal de que algo no está funcionando bien. El médico evaluará a través de tablas y gráficas si la ganancia es adecuada para la edad o se encuentra por debajo de los percentiles normales.

2. ¿Requieren de suplementos los recién nacidos?: Sí, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los recién nacidos son una población con riesgo de sufrir deficiencias de vitamina D, una vitamina con un papel muy importante en el metabolismo óseo y el sistema inmunitario. Los recién nacidos presentan reservas bajas de vitamina D y dependen de la leche materna, la luz solar y los suplementos como fuente de la misma. Dado que a menudo las reservas maternas de esta vitamina son bajas y que los recién nacidos no suelen ser expuestos a la luz solar, los lactantes alimentados a pecho deben recibir un suplemento de 400 UI/día de vitamina D.

Asimismo, la carencia de hierro es una de las deficiencias nutricionales con mayor prevalencia en el mundo y es muy frecuente en Uruguay. Es responsable de causar anemia nutricional. Por esta razón, en Uruguay se realiza la suplementación medicamentosa con este mineral a partir del sexto mes de vida y hasta el año, en aquellos niños nacidos a término, amamantados exclusivamente y que no presentan anemia en el primer semestre de vida.

3. ¿Debo darle agua a mi bebé además de la leche materna?; hasta los 6 meses de edad, si el bebé se alimenta exclusivamente de pecho materno a demanda, no es necesario ofrecerle agua, ya que la leche aporta la cantidad necesaria. A partir de los 6 meses en los que comienza con la alimentación complementaria será necesario darle agua, más allá de que siga o no con lactancia materna.

4. ¿Puedo fumar mientras doy de mamar?: si bien se cree que la nicotina podría inhibir o reducir la producción de leche materna, lo que sí está muy comprobado es que bebés lactantes de madres fumadoras son más propensos a sufrir alteraciones del sueño, entre otras complicaciones. Por supuesto que lo más recomendable es no fumar durante el período de lactancia, sin embargo, los profesionales señalan que, aunque se fume, siempre será mejor opción dar pecho que no darlo ya que igual prevalece el efecto protector de la lactancia, especialmente contra enfermedades respiratorias.

5. ¿Puedo beber alcohol mientras doy de mamar?: es sabido que el alcohol que bebe la madre pasa a la leche materna, poniendo en peligro la capacidad del bebé de ganar peso, crecer y desarrollarse adecuadamente cuando se hace en exceso. El alcohol también modifica en gran medida el olor y sabor de la leche, lo cual puede producir un rechazo por parte del lactante que tomará menos alimento.

6. ¿Está mi bebé tomando la cantidad adecuada?: es un tema que suele preocupar a las madres ya que, al no ser desde una mamadera, nunca se sabe con exactitud cuánto bebe el niño. En este caso, se debe prestar atención a que el bebé orine con frecuencia, tenga una orina clara e inodora, responda bien ante estímulos y pueda pasar un período de unas dos horas entre toma y toma.

7. ¿Cuándo cortar la lactancia?: de acuerdo con la OMS, la recomendación va hasta los 2 años de edad. El proceso debería ser progresivo ya que la leche se produce según la demanda, por lo que al reducir las tomas poco a poco la leche se dejará de producir.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Nutrigenservice.com