SANTO DOMINGO.- El grupo de apoyo a la lactancia materna ProlactarRD valoró la apertura de salas de lactancia en distintas entidades públicas y privadas, con lo cual esas empresas no sólo cumplen con la Ley 8-95 y con el Código de Trabajo, sino que propician un  menor ausentismo laboral, puesto que la lactancia favorece la salud de madre e hijo.

En las charlas “Cómo crear tu banco de leche” y “Lo que debo saber sobre la lactancia exclusiva” que dictaron las coordinadoras del grupo ante embarazadas, madres y padres, la fundadora del grupo destacó que todos los establecimientos laborales deben disponer de un espacio donde la mujer pueda extraerse la leche para que le den a su hijo en su ausencia.

“Estamos muy complacidas puesto que tras nuestro llamado por esta causa integrantes de ProlactarRD nos han reportado que hay salas de lactancia en Laboratorios Rowe Santo Domingo, en el Edificio de Oficinas Gubernamentales Juan Pablo Duarte, la Administradora de Subsidios Sociales (ADESS) y en los periódicos del Grupo Corripio, Hoy, El Nacional y El Día”, expresó Aurelina Estévez Abreu en la actividad realizada en la Escuela Dominicana de Negocios.

Sostuvo que también han abierto esos espacios en la Dirección General de Impuestos Internos, el Edificio Orange, el Ministerio de Salud Pública, Medtronic, en el Banco BHD, Asociación Popular de Ahorro y Préstamos y más recientemente en el Grupo Mejía Alcalá.

No obstante, lamentó que todavía la mayoría de las madres deben ordeñarse en baños, almacenes, oficinas prestadas, corriendo el riesgo de que alguna bacteria patógena contamine la leche y termine enfermando al bebé. Otras, porque no conocen que la ley las ampara, renuncian a la lactancia y privan a sus pequeños de todos los beneficios que le aporta y de la protección ante más de 30 enfermedades.

Estévez Abreu explicó que la Ley 8-95, que declara como prioridad nacional la promoción y fomento de la lactancia, persigue que las trabajadoras puedan amamantar exclusivamente a sus hijos hasta los seis meses de edad.

Aclaró que el derecho a las extracciones permanece durante el período de lactancia sin establecer tiempo límite, para que así la madre pueda dar leche materna hasta por lo menos los dos años como recomiendan la Organización Mundial de La Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

También precisó que la ley dice que los descansos para la lactancia deben ser de 20 minutos como mínimo, es decir que las madres pueden durar más tiempo dependiendo del método que utilicen para las extracciones.

“Debemos resaltar que la extracción de leche materna es un proceso que requiere privacidad, tranquilidad, concentración, estabilidad emocional y libertad para hacer valer este derecho, que debe hacerse en un espacio que presente condiciones de higiene y disponer de algunas herramientas básicas como un congelador para mantener la leche que la mujer transportará a su casa”, dijo.

Agregó que la mujer que lacta de manera exclusiva no debe tardar más de tres horas entre extracciones, porque de esperar más de ese tiempo puede afrontar complicaciones de salud. “Si sufre una mastitis deberá ausentarse de su trabajo por varios días; esa es la razón por la que se establecen tres extracciones durante la jornada laboral”, sostuvo.