Notimex
– 10:55 – 20/07/2017

tagsMás noticias sobre:

tags

LACTANCIA-770.jpgFoto: Archivo

Una temperatura más cálida en los pezones de la madre jugaría un papel determinante en la lactancia durante el postparto, ya que atraería como un ?imán natural? a los niños recién nacidos, sugiere una investigación italiana.

Cuando los neonatos son colocados en el pecho de su madre, instintivamente gravitan hacia el pezón para amamantar, sin embargo se desconocía con precisión la razón de este ?rastreo mamario? que se produce minutos después del nacimiento, cuando los bebés no saben ni pueden hacer mucho.

Científicos de la División de Medicina Perinatal en el Policlínico Abano Terme, Italia, decidieron investigar cómo es que los recién nacidos hacen esto y llevaron a cabo un estudio prospectivo con 41 lactantes nacidos en ese hospital durante los dos primeros meses de 2015.

Partiendo de que el pezón es el punto de llegada de una progresión natural desde el nacimiento hasta la lactancia y que esto estaría vinculado a señales funcionales químicas y biofísicas, los investigadores estudiaron el gradiente térmico generado por los labios del recién nacido y el de la piel materna.

Las temperaturas del pezón y de la piel circundante en el cuadrante de pecho materno fueron evaluadas entre seis y dos horas antes del parto y entre uno y dos días después del alumbramiento, al igual que la temperatura del bebé y sus labios.

De acuerdo con los resultados del estudio, publicados este miércoles en la revista Acta Paediatrica, la temperatura de los labios del neonato fue significativamente menor que la de su frente en los días 1 y 2 postparto, e igualmente inferior respecto al pezón de la madre.

Estos hallazgos demuestran, por primera vez, que un gradiente de temperatura puede apoyar la identificación y comunicación termal madre-niño en el rastreo de los senos y en la progresión natural del continuo desde el nacimiento hasta la lactancia, afirman los investigadores.

Una temperatura más alta del pezón podría hacer que sea más fácil encontrarlo para un recién nacido y explicaría cómo es que este movimiento de atracción toma sólo unos minutos, agrega el equipo científico encabezado por el especialista italiano Vincenzo Zanardo.

Enlaces relacionados