La lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida aporta muchos beneficios tanto al niño como a la madre, por lo que no debe ser excluida de la dieta del recién nacido, resaltó la doctora Tania Zorrilla Cornielle a propósito de celebrarse el Día Mundial de la Leche.
Entre los grandes beneficios de la leche materna la especialista destaca la protección frente a las infecciones gastrointestinales, que se observa no solo en los países en desarrollo, sino también en los países industrializados.
Zorrilla Cornielle aclaró que el inicio temprano de la lactancia materna (en la primera hora de vida) protege al recién nacido de las infecciones y reduce la mortalidad neonatal, el riesgo de muerte por diarrea y otras infecciones, lo que puede aumentar en los lactantes que solo reciben lactancia parcialmente materna o exclusivamente artificial.
“La leche materna también es una fuente importante de energía y nutrientes, previene las enfermedades y reduce la mortalidad de los niños mal nutridos”, dice.
Con relación a la leche industrializada en la alimentación del recién nacido, la galena refiere que algunas leches de fórmulas o maternizadas son científicamente diseñadas para favorecer un óptimo desarrollo mental y visual de la criatura.
La presencia de lactosa en estas fórmulas ayuda a la absorción del calcio y favorece la mineralización ósea, además de ser fuente de energía. Algunas también contienen hidratos de carbono, proteínas de suero de leche, ácido araquidónico (ARA) y ácido docosahexaenoico (DHA), minerales y vitaminas.
En este caso, la madre debe procurar que la leche indicada por su pediatra sea de calidad y tener en cuenta si su bebé requiere de una leche especializada (de soya, sin lactosa, parcialmente hidrolizada, hidrolizada).
Edad. La doctora recomienda que la edad para suministrarles leche en polvo a los niños es a los 15 -30 días de vida. “Podemos empezar con una leche de fórmula en polvo, y al año, darle leche entera”. Agrega que la calidad es importante para que la criatura asimile la misma de forma provechosa e insiste en que la higiene al manipularla es vital.
Estadísticas. A nivel mundial, menos del 40 % de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva, por eso se considera que un asesoramiento y apoyo adecuados en materia de lactancia materna es esencial para que las madres y las familias inicien y mantengan prácticas óptimas de amamantamiento.
La OMS promueve activamente la lactancia como la mejor forma de nutrición para los bebés y niños pequeños.