Quien busque un alimento único para su bebé puede encontrar en la leche materna el más indicado, ya que esta contiene células vivas que contribuyen a regular la respuesta inmunológica. Si bien este tipo de alimentación ofrece múltiples beneficios, no parece ser suficiente para que las madres prolonguen su duración.

La lactancia materna es la primera y más efectiva vacuna que recibe el recién nacido. Esta deberá acompañarlo como forma esencial de alimentación durante los primeros seis meses de vida, ya que lo inmuniza contra un sinnúmero de enfermedades.

Según datos ofrecidos por la pediatra Karelia Godoy Matos, Subdirectora del Hospital Octavio de la Concepción y de la Pedraja: “En Holguín hay una tendencia al desuso de la lactancia materna y nosotros tratamos que se retome ese hábito tan sano para nuestros niños. Esa es la manera de que no se enfermen en el primer año de vida, o al menos si se enferman tengan mucha resistencia. De los niños que tenemos ingresados cerca del 90 por ciento ha hecho abandono de este hábito tan natural”.

Este es un método muy fácil. No incluye gastos económicos y trasmite estabilidad emocional, inteligencia y previene enfermedades diarreicas agudas e infecciones respiratorias.

Entonces, para la familia holguinera que tiene un bebé en casa o espera tenerlo, se le recomienda que antes de introducir otro modo de alimentación tomen en cuenta sus ventajas. En los meses veraniegos, donde priman las altas temperaturas y los alimentos tienden a descomponerse con facilidad la leche materna estará siempre preparada, a temperatura adecuada y en perfectas condiciones higiénicas.