Existen algunas mujeres que experimentan placer al momento de amamantar a sus hijos. No es extraño que logren alcanzar múltiples orgasmos con esta práctica, esto sucede porque se produce una sensibilidad que existe en los pezones.

Te puede interesar: Sexualidad: El burro de “gimnasia”, la mejor posición para disfrutar en pareja

La forma y el aspecto que tienen hace que los hombres sientan una atracción, por lo que las terminaciones nerviosas despiertan placer y permiten que el contacto con su boca despierten actividades eróticas.

Aunque para muchas parejas amamantar, acariciar y hasta chupar es una de las actividades más frecuentes dentro del sexo, esta ha sido considerada como una parafilia, lo que quiere decir, un asunto que se sale de los contextos de la norma de la lactancia.

Los expertos han indicado que esta práctica favorece a las parejas durante el sexo, ya que aumenta el deseo, además que fortalece los lazos íntimos.

Te puede interesar:

Colombia.com